Inicio / Futbol / Defensa se lo dio vuelta al Lobo. Ciclón-Banfield, empate

Defensa se lo dio vuelta al Lobo. Ciclón-Banfield, empate

Los jugadores del Halcón, con Beccacece incluido, festejan la victoria en Varela.

Defensa y Justicia dio vuelta un partido increíble y le ganó agónicamente por 3-2 a Gimnasia. Casi todo sucedió en un segundo tiempo frenético. Ganaba 2-0 el Lobo -que tuvo como titular a Luis Miguel Rodríguez-, con los gritos de Guillermo Fratta y Matías Pérez García, con polémica incluida.

Parecía que el equipo de Mariano Messera y Leandro Martini se llevaba la victoria a La Plata, pero Francisco Pizzini, Walter Bou y Rodrigo Contreras, sobre la hora, torcieron la historia y le permitieron al equipo de Sebastián Beccacece cortar una racha maldita de once partidos sin triunfos.

La polémica explotó cuando Gimnasia ganaba 1-0. Fue en el segundo gol del conjunto platense, marcado por Matías Pérez García tras capitalizar un rebote largo del arquero Ezequiel Unsain. ¿Pero fue gol? De hecho, Sebastián Beccacece se ganó una amarilla por reclamar la jugada. “Decile al árbitro que cobró un gol que no fue”, se quejó.

El ex All Boys definió suave y cuando la pelota parecía entrar al arco vacío Adonis Frías, en un esfuerzo superlativo, trató de sacar la pelota antes de que entrara. De hecho, el balón no llegó a picar dentro de la valla ni a tocar la red. ¿Salvada providencial? No. El asistente Juan Pablo Millenaar salió corriendo raudo a la mitad de la cancha y el árbitro Jorge Baliño convalidó la conquista de Pérez García. Las imágenes de la transmisión no llegaron a esclarecer si fue acierto o error del cuerpo arbitral.

Claro que si existiera el VAR o los sensores que tienen, por ejemplo, en la Premier League desde hace varias temporadas, la duda no existiría. Fue el 2-0 parcial para Gimnasia. Enseguida llegaría el descuento de Pizzini y la bronca se esfumó con celeridad y el empate de Bou. Pero la discusión seguirá y seguirá a la espera de que la tecnología llegue a la Argentina.

Clarín/Deportes

SAN LORENZO Y BANFIELD IGUALARON EN EL NUEVO GASÓMETRO

Se juega bajo una bruma en el Nuevo Gasómetro. Y ese efecto climático se parece bastante al rendimiento que muestra San Lorenzo. Por más que en la cancha haya acumulado futbolistas de buenos pies y pases cortos, el camino al arco de Facundo Altamirano está turbio. No hay claridad.

Banfield, en cambio, parece cómodo en la nebulosa. Corre, presiona, muerde, desborda, resulta incansable. Tiene más energía.

Sin embargo, el duelo es muy parejo. Por eso el empate, al cabo de los noventa minutos, es un resultado justo. Que deja al Ciclón en la misma línea que Racing e Independiente, con la punta, pero compartida. La apuesta azulgrana fue hacerse fuerte desde la tenencia de la pelota a partir de sus talentosos paraguayos. La construcción del juego empezaba con Néstor Ortigoza y los Romero. Oscar se movía por el centro, casi como enganche, la posición que más le gusta; Angel, a la izquierda, con el perfil cambiado, es cierto, pero intentando articular hacia adentro. Y la explosión se buscaba con el resto. Hubo algunas buenas triangulaciones en el comienzo, especialmente cuando se soltó Gabriel Rojas.

No obstante, fue mucho más peligroso Banfield, que no necesitó hacer gala de la posesión. Cortó y se disparó, fundamentalmente, por la derecha. Con Emanuel Coronel muy punzante, partiendo desde el lateral, y con Juan Alvarez, que se animó siempre al uno contra uno y le ganó el duelo a Rojas, que no contó con demasiada colaboración de Angel. En definitiva, no siente la marca.

Por esa vía llegó Banfield al área de Sebastián Torrico después de un primer cuarto de hora en el que San Lorenzo tuvo posibilidades con remates desde afuera del área, aunque sin puntería. Intenso, veloz, exigió a la última línea azulgrana. Y generó preocupación en los metros finales del campo de juego. La más clara fue un disparo de Giuliano Galoppo de media distancia que estalló en el poste derecho del arquero mendocino.

Después, hubo otra situación en la que intervino el hijo de Marcelino, un cabezazo que controló Torrico tras un centro de Coronel. Y Luciano Pons, la referencia del ataque, también pudo poner en ventaja a Banfield imponiendo su altura en el cielo del área. Primero, tras un desborde de Alvarez. Más tarde, luego de un envío de Ramiro Enrique.

A bordo de un 4-1-4-1 con gran despliegue, el Taladro se corporizó en un rival muy duro para San Lorenzo, que sufría las pérdidas y no lograba contener por los costados. Se jugaba a puro vértigo, con ganancia visitante. Porque la secuencia de pases de San Lorenzo, intentando horadar la retaguardia de banda verde y pecho blanco, no obtenía buenos resultados.

El segundo tiempo comenzó con la misma sintonía que la primera etapa: Banfield eléctrico y San Lorenzo corriendo detrás de la pelota. Y en dos minutos se produjeron los goles. Bastaron cuatro toques para que los locales tuvieran su fruto, aunque hubo dos que resultaron clave: el pase filtrado de Ortigoza y el pivoteo de Gino Peruzzi, que rebotó como si se estuviera en el cuerpo de un número “9” y dejó a Uvita Fernández con tiro franco. El bombazo se clavó en el arco de Altamirano.

No duró un suspiro la alegría. Enseguida, Joel Soñora guapeó entre tres volantes rivales y asistió de zurda, justo cuando la última pierna buscaba la infracción, a Ramiro Enrique. Y el hijo del Negro no falló cara a cara con Torrico. No habían pasado más de 60 segundos desde el gol de San Lorenzo y Banfield ya había logrado el empate.

Lo que siguió fue un partido demasiado intenso para San Lorenzo ante el inagotable Banfield, que refrescó con más pibes: Valentín Barbero (21 años), Gonzalo Miceli (23), Matías González (19) y Juan Cruz (22). Montero hizo un cambio obligado (Alexander Díaz por Uvita) y trató de sumar un volante para ayudar en la elaboración a Oscar. Entró Alexis Sabella en reemplazo de Julián Palacios, que tuvo mucha adrenalina, pero poca lucidez. Al final, ingresó Nahuel Barrios. Ya era tarde.

Hubo un ida y vuelta, pero poca acción en las áreas, con la excepción de un derechazo de Coronel que tapó Torrico y algún envío aéreo. Quedaron a mano, pero Banfield dejó una mejor cara que los cuervos en la niebla.

Daniel Avellaneda/Clarín

Compruebe también

River va a Santiago, Talleres recibe a Central y tres atractivos cotejos más

En un sábado con partidos atractivos, saltan a la cancha el puntero Talleres y los …

Estudiantes empató con Platense y Vélez ganó en Junín

Tenía que ganar Estudiantes para alcanzar en la punta a Talleres y meterle presión para …

Dejanos tu comentario