Inicio / Basquet / Carlos Delfino; «Todavía me siento jugador de básquet»

Carlos Delfino; «Todavía me siento jugador de básquet»

Delfino jugará en el VL Pésaro, en la Serie A italiana.

En las últimas horas, se oficializó la llegada de Carlos Delfino al VL Pésaro de Italia para jugar la Serie A de ese país. En diálogo con Básquet Plus, el emblemático escolta se refirió al proceso que vivió para tomar esa decisión, a lo que significó el parate para los deportistas en general, a las aspiraciones que tiene para la próxima temporada y a su deseo de seguir compitiendo al más alto nivel. Una extensa charla con una figura del básquet de la Argentina.

– Imagino que en ningún momento se te pasó por la cabeza que no ibas a jugar…

. Lo hablaba ayer con mi señora. Mi último partido fue una final con Bologna por nada, porque los dos equipos que la jugaban estaban ascendidos. El primer partido jugué muy bien. El segundo venía jugando bien, pero en el complemento me tocó no entrar y terminé con tres puntos. Me puse a pensar que ese era el último partido del año. Después, por cuestiones extradeportivas yo al principio del año no quería cerrar un contrato y, cuando me decidí para encontrar un equipo, se dio el tema del Coronavirus. Ahí pensé que quizás podía quedarme colgado. Pero no jugar no, porque yo siempre sigo jugando y entrenándome. No había una lesión ni nada que me lo impidiera, así que se dio algo raro. Terminó siendo más largo de lo que esperaba, pero las ganas de jugar están intactas.

-¿Qué te genera volver a la Serie A, estar desde el principio en un equipo y hacer pretemporada? Además de lo que significa volver a jugar para todos los deportistas del planeta después de esto que está pasando.

. El año pasado terminé en la segunda categoría porque era Bologna, pero tenía ofertas de la Serie A y podría haber terminado la temporada en esa división. Volver a hacer una pretemporada, volver a jugar después de la pandemia es algo raro. Yo me estoy entrenando mucho solo y bastante con mi cuñado. Tengo la cancha de entrenamiento de la ciudad en donde estoy (Trento) porque está a 300 metros de mi casa y me pasé toda la cuarentena entrenándome, corriendo en el campo. Pasé la última semana entrenando con mi cuñado de una manera extraña, porque al principio podías solo y ahora podes pasarte la pelota pero no tener contacto. Estamos a mediados de julio y hablamos de que la pretemporada comienza en dos semanas o tres y el 5 de agosto arranca la SuperCopa de Italia. No sé si será una burbuja o si va a tener público. En lo personal, siempre me seguí moviendo y siempre estoy listo para pisar una cancha. Lo que me va a faltar es lo que le faltará a todo el mundo: el contacto físico y competir.

– Ahora, vos estás curado contra todo. Una «gripe» como esta es nada…

. A todos los que los escuché decir que no era nada, empezando por Bolsonaro, después cayeron. Pero bueno, yo soy un soldado. A mí me gusta jugar y sigo para adelante. Me han pegado fuerte y me levanté y seguí jugando. Es mi motivo de vida. Trato de seguir trabajando y siendo positivo para buscar mi objetivo.

– Si yo te pregunto por qué seguís jugando, ¿cuál sería tu respuesta inicial?

. Porque soy y todavía me siento un jugador de básquet. Yo me divierto más jugando al básquet que yendo a pescar, que es mucho decir. Jugar me tiene activo y me encanta la competición. Físicamente me siento apto para hacerlo. Cuando uno envejece, siempre píensa que su época era mejor que la otra. Pero, antes de ponerme a competir con gente más grande, me siento todavía superentrenado para poder medirme a los más jóvenes.

-¿Necesitás competir o sólo jugar?

. Competir. Si sólo necesitara jugar, estaría haciéndolo con mis amigos o entrenándome sin sentido. Uno que hasta disfruta las cosas feas: perder, frustrarse, trabajar para mejorarse. El masoquista que está dentro del deportista profesional es el que trabaja para lograr el objetivo. A veces, muchas, no se logra. Pero, cuando sí se lo consigue, se disfruta el doble. Ese masoquismo de estar entrenándome y en otro momento es la motivación: demostrar que estoy vivo, que estoy a la altura y no estoy roto dentro mío. Tengo ganas de hacerlo y lo extraño mucho.

-¿Se puede decir que a vos te puede afectar un poco menos este parate luego de lo que viviste en esos tres años y medio de inactividad?

. Creo que todos están en mi situación tiempo atrás. No tenés la posibilidad de hacer juego, tenés que entrenarte en espacios reducidos y hacerte algún gimnasio en casa. Aprender a entrenarte en casa, mantenerte saliendo a correr a algún lado y eso, pero no podes entrenar con el club. Se subieron a mi colectivo de cierta manera. A todos nos toca extrañar la competición, el contacto, el adversario. Vos terminás entrenándote solo y encontrándote en una situación que no es la normal. Por la cantidad de cosas que me han pasado, sufrí mucho eso y estoy acostumbrado. Lo que sí sufrí es tardar tanto, porque casi todas las competencias no se jugaron y terminó haciéndose un parate de un año. La realidad es que casi nadie jugó el año. Físicamente estoy bien, no es que estoy haciendo una rehabilitación. Estoy listo para la pretemporada.

– Sigo sorprendiéndome de su camada por cómo se mantuvieron en alto nivel hasta una edad alta. Leiva y Scola con 40, vos vas a empezar con 38… ¿es más natural de lo que uno piensa o salieron un poquito distintos?

. Estaba leyendo una nota de Zlatan Ibrahimovich y pensaba que ha cambiado tanto el tema de la edad. Antes, un deportista se retiraba a los 30. Se ha estirado tanto y han cambiado tantas cosas: los métodos de entrenamientos, la manera de cuidarse con las comidas, la medicina principalmente. Te rompías un cruzado y se terminaba la carrera. Eso ya no pasa. La edad es un número. Lo que importa es cómo uno toma la carrera, el momento. Yo no estoy pensando que voy a ser el mismo. Lo que sí pienso es que quiero que sea un año muy bueno. No estoy pendiente de que sea mi último año o eso. Lo mismo con Luis. Si quiere, puede seguir jugando. Todo este cambio que se ha hecho pasa no sólo en el básquet, sino también en el deporte en general. El otro día me reía cuando escuchaba gente que decía que Messi es viejo. Estamos atados a un tema tabú que es la edad.

-¿Algo para decir al respecto del tema extradeportivo que mencionaste antes y que no te hizo arrancar la temporada?

– La situación está así: estoy procesado junto por mi padre por alquilarle la casa a una persona buscada por Interpol. Estamos muy tranquilos con mis viejos porque no sabíamos de quién se trataba. No tenemos nada que ver con nada y la justicia se tiene que encargar de esclarecer el tema. No podemos hacer más que esperar. Yo estoy muy, muy tranquilo de que no tengo nada que ver. No lo conozco, no estoy involucrado en el lavado de dinero y estoy pensando más en hacer una causa de daños y perjucios que otra cosa. Es una cuestión de tiempo nada más.

-¿Qué expectativas tenés para la temporada en la Serie A?

. La Serie A de Italia no es la misma que la de los 2000. No tiene el mismo nivel de competitividad que España, pero es una liga en la que cualquiera le puede ganar a cualquiera. Te encontrás con eso y con que cada cancha es difícil. Es un mundo, un lugar especial. Lo hablaba hace poco con Luis también. Es un torneo muy divertido que está tratando de encontrarse dentro de lo que es este momento de la economía mundial. Lo que sí van a tener que decidir es algo similar a lo de la Liga Nacional de Argentina: ver cuántos extranjeros permitís para desarrollar a los italianos.

– El calendario todavía no salió, ¿no? Apenas salga, vas a subrayar los partidos con Varese.

. No. Se dice que va a empezar a jugarse el primero de octubre. Pero, hasta hoy, no hay una medida que permita jugar deportes de contacto que no sea el fútbol. Las ligas deportivas quieren reprogramarse, pero el Ministerio todavía no les da el permiso. Nos empezaríamos a entrenar en la primera semana de agosto para jugar a fines de agosto a modo de burbuja o con distanciamiento social en Bologna lo que sería la SuperCopa Italiana, que se jugaría con dieciséis equipos. En lo que respecta a Varese, recién estaba hablando con el Capi. Van a ser partidos especiales. Luis me tiene muy contento. Está tomando decisiones muy lindas, porque él no había jugado en Italia pero se enamoró del país. Italia es mi segunda casa y tener a mi compañero de tantas batallas en estos rumbos me encanta. Ni hablar de lo que puede llegar a ser competir. Es una leyenda viviente del básquet.

Fabián García/basquetplus.com

Compruebe también

Stephen Curry será el base mejor pago de la historia de la NBA

La temporada 2022-2023 tendrá contratos impensados hace algunos años y que serán históricos por lo …

Sudamericano Femenino: Argentina cayó con Brasil en el último segundo

A pesar de un gran juego de las locales, las brasileras encontraron un doble de …

Dejanos tu comentario