Inicio / Futbol / Boca, sin patear al arco, eliminó a River por penales en la Copa Argentina

Boca, sin patear al arco, eliminó a River por penales en la Copa Argentina

Agustín Rossi tuvo una sólida actuación y contuvo un penal en la serie definitoria.

El Superclásico fue para el Xeneixe. En el Estadio Único de La Plata, se quedó con un partido disputado con mucha fricción, en el que el Millonario tuvo las mejores oportunidades en el segundo tiempo. Pero falló en la definición y fueron a los penales. Por Boca convirtieron Marcos Rojo, Juan Ramírez, Cristian Pavón y Carlos Izquierdoz. Y Agustín Rossi le atajó un penal decisivo a Julián Alvarez. Boca pasó a cuartos de final de la Copa Argentina y jugará contra Patronato. Además, Tigre le ganó 2-1 a Independiente y lo dejó afuera antes del clásico con Racing .

El fútbol es tan hermoso que permite decir sin mentir que Boca le ganó a River sin haberle metido un gol. Es tan apasionante el fútbol que se puede aseverar que, desde que está Juan Román Riquelme en la dirigencia, Boca no para de superar al River de Gallardo, aún cuando no le gana casi nunca. Elaboró un plan perfecto el Boca de Russo: jugó a que no juegue River. Le metió y le rezó a los penales. Llegó a esa instancia, se insiste, sin patear al arco y sufriendo muy poco.

River no fue River. Y el empate 0-0 fue justo. Ya en los penales, Agustín Rossi atajó el primero y todo fue fiesta para los xeniezes: se impusieron 41 y se clasificaron a los cuartos de final de la Copa Argentina.

Boca salió a jugar el partido a lo Boca, tal como marca su historia. Tal vez por eso Miguel Angel Russo dejó de lado a los chicos -salvo Agustín Sandezy mandó a la cancha a los hombres, a los jugadores ya consolidados y con varias batallas en sus espaldas.

Se plantó con un 5-3-2 el elenco xenieze, pero fue intenso y ambicioso; es decir, no se metió atrás, como se especulaba. Presionó Boca, esta vez sí que presionó. Es probable que el aliento que bajó desde las tribunas de los allegados haya producido un plus. Buscó que River no crezca desde el inicio y lo logró por amplio margen. Porque los dirigidos por Marcelo Gallardo jugaron incómodos como pocas veces en estos 7 años que lleva el laureado ciclo del Muñeco.

Peleó el partido Boca. Esa es la palabra que mejor se ajusta a lo que sucedió, especialmente en la primera parte. Se sorprendió River con la actitud del rival. Boca se pareció al River de los clásicos de la Copa Sudamericana 2014 y la Copa Libertadores 2015. Algunas postales no dejan mentir. Iba apenas un minuto cuando Marcos Rojo chocó con fuerza a Enzo Pérez cuando la pelota ya estaba afuera de la cancha. Sí, salió a marcar presencia el ex zaguero de la Selección Argentina. Instantes después, fue Luis Advíncula el que quedó cara a cara con Paradela. Luego, Pavón con Angileri; más tarde, Pulpo González con De la Cruz. Pero al plan de Boca le faltó un poco de la segunda parte: no encontró los caminos para llegar al arco. Provocó un par de infracciones cerca del área, aunque no estuvo preciso en los envíos.

A River lo descolocó la actitud de Boca y el planteo táctico de Russo. Juan Ramírez por varios pasajes se paró cerca de Enzo Pérez para que no reciba y los de Gallardo se quedaron rápido sin ideas. Encima, Boca mordió en todos los sectores. Un River atípico se observó en La Plata: sin hacer pie y abusando de los pelotazos largos de David Martínez. Pero se sabe: River de la nada puede generar una situación. Y en una corrida, Julián Alvarez quedó mano a mano con Izquierdoz y lo sacó a bailar antes de meter el centro rasante para la llegada solitaria de Braian Romero, pero Agustín Rossi alcanzó a desviar el balón y el delantero le pifió. Después, en el rebote, Zuculini la mandó por arriba. Iban 31 de la etapa inicial.

Se cansó Boca y en la segunda parte ya no fue tan intenso. Le dejó manejar la pelota a River y se tiró unos cuantos metros atrás. Creció el millonario, entonces. Agustín Rossi le volvió a ahogar el grito a Zuculini luego de un buen desborde de Paradela. El ex Gimnasia desaprovechó una clarita: había quedado cerca del área y remató cruzado cuando tenía para seguir. Las más claras fueron dos disparos desde lejos: el primero, de De La Cruz; el segundo, de Romero, cerca del ángulo izquierdo.

¿Boca? Poco y nada en ataque y mucho en actitud. La jugada que grafica es la patada de Rojo a Alvarez, similar a la que supo darle Funes Mori a Pablo Pérez. Era roja y Loustau solo mostró la amarilla.

Y llegó a los penales, Boca. Cumplió su plan. Después, el destino le volvió a hacer un guiño.

Maximiliano Uría/Clarín

Compruebe también

River va a Santiago, Talleres recibe a Central y tres atractivos cotejos más

En un sábado con partidos atractivos, saltan a la cancha el puntero Talleres y los …

Estudiantes empató con Platense y Vélez ganó en Junín

Tenía que ganar Estudiantes para alcanzar en la punta a Talleres y meterle presión para …

Dejanos tu comentario