Inicio / Futbol / Boca no pudo con Huracán. Atlético ganó en La Paternal y se subió a la punta

Boca no pudo con Huracán. Atlético ganó en La Paternal y se subió a la punta

Oscar Romero lucha con Lucas Merolla. Una postal del partido en la Bombonera.

Generaba expectativa este viejo duelo. Por esa Bombonera que no conoce de días ni horarios, con sus hinchas apurados, llegando por las calles de ese barrio que palpita fútbol. Por Boca, que venía agrandado por cinco triunfos en cadena, entre ellos el Superclásico. Por Huracán, un rival a la medida, también encumbrado.

Todo era muy lindo en la previa. Hasta que la pelota empezó a rodar. Entonces, hubo noventa minutos descartables, impropios de dos equipos que pelean arriba. Fue un partido ordinario. Y en el balance, Huracán dejó una mejor imagen. Por su despliegue físico, sobre todo en el primer tiempo. Boca mostró una alarmante incapacidad para generar juego y esta vez no pesó su jerarquía individual. Mucho menos, los cambios.

No tuvo ángel Boca. Y si la idea de Ibarra fue depositar una ficha de confianza en las aptitudes de Molinas, un volante joven pero con ribetes de los antiguos enganches, no funcionó. Porque aunque es cierto que el pibe la pidió, no logró gestar sociedades. Mucho tuvieron que ver los bajones de la mayoría de sus compañeros; también, el gran trabajo de presión escalonada que hizo Huracán.

El equipo de Dabove exhibió la intensidad y el orden habitual, su mayor capital. A bordo de un 4-2-3-1 en el que los dos mediocampistas centrales suelen ser pulpos en la recuperación y finos en el primer pase, Fattori y Hezze, combatió en campo rival. No lo dejó pensar a Boca. Cortó y contraatacó. Fue agresivo. Con Garré como extremo izquierdo y el chileno Soto punzante. Justo por el sector de Frank Fabra, que ataca muy bien, pero no defiende con tanta capacidad.

En este contexto, de entrada quedó claro el rumbo que iba a tomar el partido. No se había consumido un minuto y Cóccaro, pillo, ya había caído en el área. Fue un forcejeo con Rojo. Hubo un agarrón del uruguayo y una braceo del zaguero central. Para Falcón Pérez -y para el VAR tampocono tuvo entidad de penal.

Boca casi no produjo chances en el área visitante. Se lanzaron en contadas ocasiones Advíncula y Fabra, Molina tomó la responsabilidad de la conducción, aunque tuvo muchas dificultades para la elaboración. Pol Fernández apareció una sola vez. Payero no fluyó. Y Varela sufrió el agobio de los volantes del Globo. De este modo, Langoni y Benedetto tuvieron que aventurarse en soledad. Al pibe, que había arrancado bárbaro con tres goles clave en dos partidos seguidos, le está costando afianzarse. El Pipa sólo pudo probar de media distancia con un remate rasante que pasó muy cerca del palo derecho de Chaves.

Huracán fabricó las mejores situaciones. Un zurdazo de Garré a partir de una recuperación de Fattori y un pase de Cabral; un córner de Benjamín, que Merolla cabeceó a las manos de Rossi; y la más clara, un pase de Garré para el desborde de Soto, el centro atrás y un taco de Cóccaro que no fue gol por centímetros.

En el segundo tiempo, Huracán sintió el cansancio. Ya no fue tan asfixiante. Y Boca comenzó a evolucionar desde los pies de Varela. Pero Ibarra decidió cambiar. Lo mandó a Pol a la oposición de volante central, también sacó a Molinas y le apostó a Oscar Romero y Juan Ramírez. El paraguayo no tuvo una buena noche. Ni siquiera, en las pelotas paradas, donde tiene mayor potencia con su pegada. De arriba, igualmente, siempre ganó Merolla.

Dabove advirtió que necesitaba meter mano en el banco para energizar a su equipo. Luna estuvo impreciso, no fue solución. Y en el final, Cordero se perdió la tapa del diario.

Daniel Avellaneda/Clarín-Deportes

Cristian Menéndez metió los dos goles de la importante victoria tucumana.

No luce, no domina los partidos pero, es ordenado, luchador, práctico y contundente; y tiene jugadores que se iluminan, como Cristian Menéndez, que luego se iría expulsado, durante el primer tiempo en el estadio Diego Maradona. Así, Atlético Tucumán volvió al triunfo después de cuatro fechas y recuperó la punta, que lo tuvo como dueño durante gran parte del torneo. Para Argentinos, que otra vez tuvo la posesión del balón pero casi no patea al arco, la derrota se traduce en una despedida en la lucha por el título, y le quedará como objetivo la clasificación a algunas de las copas internacionales.

El final del primer tiempo marcó que el Bicho tuvo un 62 % de posesión del balón pero perdía 2-0. Y la falla estuvo en la zona de gol. Hasta allí llegó con miles de variantes, por derecha y por izquierda, con muchos centros de Villalba o Bíttolo y con pocos pases entre líneas porque Andrés Roa estuvo muy desconectado.

Cuando Atlético logró salir del dominio local y empezó en campo de Argentinos, fue letal porque el Polaco Menéndez estuvo tan intratable con el Polaco Robert Lewandowski en el Barcelona. A los 28 minutos, Garay sacó un lateral al área, el delantero decano aguantó el balón, giró, metió un taco y sacó un zurdazo bajo al primer palo de Lanzillota. Golazo.

El equipo de Pusineri no se movió de su libreto y cada vez que lograba cortar el juego del Bicho, atacaba con convicción. Así, a los 37 minutos, Carrera le dio un pase en profundidad a Tesuri, quien envió un centro pasado y por detrás de todos apareció Menéndez para el 2-0.

Tres cambios hizo Milito en el arranque del segundo tiempo para buscar más poder de fuego en esos metros finales. Y antes de generar peligro, primero fue Atlético el que estuvo cerca del tercero con un centro cerrado de Pereyra que nadie pudo conectar. Después, se lo perdió Herrera debajo del arco tras una buena jugada colectiva por derecha, y luego Gonzalo Verón cabeceó cerca del área chica y el balón dio en el travesaño.

Mejoró mucho Argentinos en la segunda etapa, llegó con más claridad pero no logró descontar, ni cuando Avalos quedó de cara al arco y el remate se fue desviado. La última media hora fue un monólogo del Bicho, con muchos aciertos y algunos errores, como cuando intentó sorprender en la salida de un tiro libre tocando la pelota hacia el medio, la perdió y se salvó porque el pase largo de Tesuri lo conectó Lanzillota.

La expulsión de Menéndez le dio algo de emoción al tramo final. Pero el Bicho se repitió en centros y no pudo, salvo en el final con el cabezazo de Zalazar, con esa gran línea defensiva del Decano, que apenas recibió 11 goles en el torneo. Además, Lampe participó poco pero siempre respondió bien. Otro punto fuerte del líder del campeonato.

Oscar Barnade/Clarín-Deportes

OTROS RESULTADOS

Unión 0 – Independiente 1

Estudiantes 1 – Defensa y Justicia 2

Arsenal 3 – Aldosivi 0

Compruebe también

Argentina no tuvo inconvenientes para golear a Honduras

En la recta final hacia el Mundial, Scaloni aprovechó el amistoso ante Honduras para el …

Sigue la 21: River, Independiente y San Lorenzo saltan a la cancha

La fecha 21 de la Liga Profesional continuará este sábado con cinco encuentros, con River en busca …

Dejanos tu comentario