Inicio / Futbol / Argentina no pudo con Paraguay con el VAR como protagonista

Argentina no pudo con Paraguay con el VAR como protagonista

Nicolás González mete el cabezazo que le dio el empate al combinado nacional.

Fue 1-1 en la tercera fecha por las Eliminatorias. Los paraguayos se adelantaron con un penal, que ratificó el VAR. Y lo empató Nicolás González. Messi hizo el segundo, que fue anulado por otra intervención del video. El martes, contra Perú en Lima

Se gritó. Se festejó. Fue un golazo…

Que no valió. La mejor jugada de la Selección Argentina en la Bombonera terminó en una buena definición de Lionel Messi, pero a instancias del VAR se anuló por una falta anterior. El equipo de Lionel Scaloni supo corregir un planteo inicial fallido cuando entró Gio Lo Celso y mereció más que el 1-1 contra Paraguay, que se fue desinflando después de ponerse en ventaja.

¿El tanto del empate? Lo hizo el nueve que jugó de tres, cabeceando como un nueve. Nico González, el batacazo del DT en la formación titular, fue la figura en una función no habitual. El conjunto nacional sigue mostrando los dientes, aunque no logra imponer definitivamente su juego para terminar de moldear una indentidad.

Sin ánimo de refugiarse en su guarida, Paraguay pisó La Boca parada bien arriba en el campo. Los dirigidos por Eduardo Berizzo ocuparon muy bien los espacios del terreno y le recortaron opciones a la Argentina, que se sintió incómoda y previsible desde el primer minuto.

La visita sorprendió -o no tantocon una presión elevada ante la salida desde el fondo del local, que ante la falta de opciones se veía en la obligación de terminar dividiendo la pelota por el aire.

Haciéndose muy anchos sobre el paño, los guaraníes se vieron cómodos, ordenados y ganando en número en el mediocampo. En ese sector vio Berizzo la clave del juego en este duelo que se emparejó en los últimos años entre estas dos selecciones.

Sin aproximaciones claras, en la primera excursión al área de Franco Armani, Miguel Almirón entró de izquierda al centro como una locomotora y se topó con la pierna derecha que Lucas Martínez Quarta dejó levemente detrás de su cuerpo. ¿Fue falta o Almirón buscó el contacto? Sin dudarlo, el árbitro brasileño, Raphael Claus, cobró el penal que Ángel Romero ejecutó con mucho temple para romper el cero.

Para colmo, cuando después de lo conseguido en La Paz parecía que Scaloni había encontrado el mediocampo ideal con el ingreso de Exequiel Palacios, el jugador del Bayer Leverkusen tuvo que salir por un fuerte golpe en la zona lumbar de Romero. Giovani Lo Celso, otro de los preferidos del DT, entró y rápidamente conectó con el resto.

Al 4-4-2 de la Argentina le faltaba, al igual que ante Ecuador en el debut, elaboración. Messi, sin la pelota, debía bajar muchos metros para entrar en acción. Y cuando eso pasa no es una buena señal.

Pero el equipo de Scaloni tiene la virtud de salir adelante con coraje cuando las cosas no están claras desde el juego. La Argentina empujó aun con cierto nerviosismo. Insistió por un camino por el que vio una luz: buscar a Lucas Ocampos en el mano a mano con Robert Rojas. De un intento de rechazo del de River se ganó un córner.

Y de ese tiro de esquina de Lo Celso, vino el salto ganador de Nicolás González. Sí, el reemplazante de Nicolás Tagliafico que debió cumplir la función de lateral izquierdo, se elevó a lo Cristiano Ronaldo y clavó el empate.

La Selección pasó a dominar el círculo central contra un Paraguay que ya no ahorcaba. Rodrigo De Paul hizo revolcar a Antony Silva con un misil desde afuera. Lautaro Martínez iba a tener las suyas también ya las fichas reordenadas: Scaloni cambió a Ocampos a la derecha (para explotar la subida de González por la izquierda), cerró a De Paul y abrió a Lo Celso.

El juego empezó a fluir en modo albiceleste. Pero los árbitros siguieron siendo protagonistas. Primero, una en contra de Paraguay: Otamendi dejó el brazo derecho abierto y allí le pegó el balón tras un rechazo de Martínez Quarta de cabeza. Era penal, pero no se sancionó ni siquiera a instancia del VAR.

Lo que sí vieron en la revisión de cámaras fue un pisotón de Nicolás González sobre Romero para recuperar la jugada que medio minuto y varios toques argentinos después derivó en un golazo que fue cobrado, pero luego anulado. A favor del árbitro: la pelota nunca había salido y puede retrotraer la jugada. De todos modos, sin dudas servirá para debatir si realmente es aplicar justicia ir tan atrás en el juego en la intervención de la tecnología.

A Leo se le volvió a atragantar el grito sagrado con ese tiro libre milimétrico que alcanzó a rasguñar Silva para que la pelota pegara en el travesaño y saliera. No pudo Messi y no pudo la Selección otra vez ante la Paraguay del Toto Berizzo, que tiene la fórmula para complicarle siempre los planes.

Scaloni apostó con Nicolás González como lateral por izquierda y el de Stuttgart fue la figura.

Nahuel Lanzillotta/Clarín

Compruebe también

Copa Argentina: Talleres-Godoy Cruz buscan la final ante Boca

A cancha llena, Talleres de Córdoba y Godoy Cruz jugarán este miércoles en San Luis la segunda semifinal de …

Boca no pudo con Ñuls, ganó el Ciclón y Banfield goleó a Independiente

El tiro del final, ese derechazo completamente desviado de Juan Ramírez, es el testimonio de …

Dejanos tu comentario