Inicio / Futbol / Argentina juega al fútbol total y encabeza en solitario las Eliminatorias

Argentina juega al fútbol total y encabeza en solitario las Eliminatorias

La pirueta y el gran gesto técnico de Otamendi le dieron el triunfo a la Scaloneta.

La Selección Argentina, campeona del mundo, extiende su racha, ahora en las Eliminatorias. En una gran actuación, a la que sólo le faltó ampliarla en el marcador, le ganó 1-0 a Paraguay en el Monumental y marcha con puntaje perfecto después de tres partidos. Otamendi marcó a los 3 minutos y después se generaron continuas situaciones, sobre todo en el primer tiempo. Messi entró en el segundo, para ir ganando ritmo tras su reciente lesión, y volvió a exhibir su magia, incluyendo dos tiros en los palos. Dibu Martínez ya lleva 622 minutos con el arco invicto y batió el récord de Burgos. Argentina vuelve a jugar el próximo martes frente a Perú, en Lima.

La Scaloneta sigue en modo demoledor en estas Eliminatorias: le ganó 1-0 a Paraguay y tiene puntaje ideal. Pero no es eso lo más destacable, sino el altísimo rendimiento que tuvo el equipo sin el capitán y referente Lionel Messi desde el inicio. Argentina pasó por arriba al conjunto guaraní (le venció en Buenos Aires después de 46 años) y simplemente no goleó porque los palos nos jugaron a favor.

Es cierto que los más de 80.000 hinchas que colmaron anoche el estadio Monumental asistieron casi exclusivamente para ver a Messi. La molestia en una vieja cicatriz no permitió que Leo estuviera desde el arranque. Pero hubo un consuelo hermoso: la Scaloneta jugó ante Paraguay, especialmente en la primera parte, un partido inmejorable. Acaso la única mancha fue la falta de efectividad porque fue el corto 1-0. Por lo demás, fue una demostración de fútbol total como la que no puede hacer ninguna Selección ni ningún equipo del mundo, sea Manchester City, Real Madrid o Bayern Múnich.

Evoluciona la Scaloneta y no es poco decir para un equipo que viene de alcanzar la gloria máxima en Qatar. Lo de ayer contra Paraguay fue sublime y la sensación que dejó la etapa inicial fue que no se puede jugar mejor al fútbol. El crecimiento de la Selección es también el de Lionel Scaloni. Ya no hay dudas de que el nacido en Pujato es de los mejores estrategas del planeta. La ausencia de Messi se pensaba como un problema en la previa. No lo fue. E ideó algo novedoso el DT: un equipo camaleónico. Jugó con un 5-3-2 para defender y con un 3-5-2 para atacar; fue un elenco agresivo y con una alta calidad de tenencia.

La elasticidad la generaron Nicolás González y Nahuel Molina por las bandas. Cuando la pelota la tenía Argentina, el jugador de Fiorentina se plantó como extremo izquierdo y el de Atlético de Madrid amplió por derecha. Luego, al medio, todos los de buen pie, con Romero, Otamendi y Tagliafico como centrales. Fue un festival de pases cortos y en profundidad. Hubo grandes rendimientos de Mac Allister, De Paul y Fernández y por eso el juego fluyó.

La conexión entre Lautaro Martínez y Julián Álvarez, uno de los interrogantes, fue muy buena. Los atacantes se buscaron y se notó que no hay inconvenientes de cartel entre ellos. Lautaro se metió más entre los centrales y Julián anduvo por toda la cancha, tal como es su costumbre. Ambos tuvieron sus chances y fallaron por poco.

El gol fue de pelota parada con jugada preparada incluida. Eso también: hay laboratorio en el cuerpo técnico que comanda Scaloni. Como Paraguay marca en zona, De Paul la sacó larga para Otamendi, que conectó tras una cortina de Tagfliafico. Apenas iban 2 minutos.

Vuela la Scaloneta, tiene un ritmo de circulación infernal. Los paraguayos llegaron siempre un segundo tarde. El único que no estuvo en un nivel alto fue Nicolás González, que tiene una sensibilidad distinta al resto de sus compañeros. Tiene jerarquía el ex Argentinos, claro. Por algo brilla en Europa y lo pretenden elencos top. Pero le falta magia o serenidad en la puntada final. Por lo demás, corre tanto o más que Julián Álvarez y permite el lucimiento de otros.

A los 7 minutos del complemento, Scaloni mandó a la cancha a Messi por Álvarez y la Selección tuvo mejor tenencia, aunque a un ritmo más bajo. Se hizo gigante la figura de Mac Allister, recuperando un montón de pelotas en la salida rival. En el hijo del Colorado ya se puede vislumbrar la mano de Jürgen Klopp en el Liverpool. Leo tiró un olímpico al palo y en el final el mismo poste le negó un tiro libre.

¿Dibu Martínez? Tuvo una y le atajó un mano a mano a Ramón Sosa, el atacante de Talleres que fue el mejor de los visitantes.

Ganó Argentina y volvió a demostrar que sigue siendo un equipo confiable aún con Messi en el banco. Hay una idea, hay recambio y hay ambición. Por eso la Scaloneta tendrá larga vida.

Maximiliano Uría/Clarín-Deportes

Compruebe también

Boca sufrió, ganó y va con River. Pasaron Pincha y Defensa. Racing, afuera

La obligación que tenía Boca por lograr la victoria, para poder asegurarse la clasificación de manera …

Se define el Top 4 de la Zona B: partidos y posibilidades de cada equipo

Desde las 19:30 juegan Boca-Godoy Cruz, Defensa-Newell’s, Lanús-Estudiantes y Belgrano-Racing. Con cuatro partidos en el …

Dejanos tu comentario