Inicio / Futbol / Apareció la tarasca en el Rojo-Quintero lesionado-Un Guerrero para Boca

Apareció la tarasca en el Rojo-Quintero lesionado-Un Guerrero para Boca

El plantel, en pie de huelga, practicó normalmente.

No hubo paro a Hugo Moyano. Como anticipó Clarín ayer, la sangre no llegó al río más allá del ultimátum que el plantel de Independiente le había dado a la dirigencia por los sueldos atrasados. La chance de no entrenarse era real porque el malestar era grande entre los futbolistas, que vienen hablando con los dirigentes por esta situación hace tiempo. Pero apareció parte de la plata y todo retomó su transcurso habitual.

No entrenarse a tres días del último partido de un año duro hubiera significado un verdadero escándalo en el club de Avellaneda. Y nadie quería eso. El clima por los flojos resultados deportivos no es nada bueno y cualquier chispazo encenderá la mecha de una bomba que puede explotar en el Libertadores de América.

Desde el plantel presionaron. Hablaron con Agremiados y con Fernando Berón, el técnico interino, el lunes para explicarle la situación. El dinero no aparecía y la paciencia se agotaba. El atraso abarcaba los meses de octubre y noviembre. Si bien el viernes habían percibido una parte, no todos cobraron por igual. Entonces se buscó apurar a la Comisión Directiva comandada por Hugo Moyano, un hombre que sabe de reclamos salariales.

Vaya paradoja hubiera significado sufrir en carne propia en su Independiente una medida semejante a las que suele implementar con la conducción del gremio de Camioneros. Sin embargo, todo se desactivó con el correr de las últimas horas del lunes y las primeras del martes. Según averiguó este diario, la dirigencia solicitó un crédito para poder cubrir gran parte de los adeudado al equipo.

“Está resuelto”, confirmaron desde Agremiados, que mantuvo contactos con ambas partes. También desde la CD aseguraron que se había solucionado el conflicto. Por eso, los jugadores se movieron normalmente durante la tarde en Villa Domínico pensando en el duelo del viernes ante Newell’s en Avellaneda, pendiente de la segunda fecha del campeonato. Asimismo, se hizo la presentación en la Superliga para no recibir una posible sanción por el incumplimiento. Además, hay compromiso de saldar lo restante en lo inmediato para que puedan irse de vacaciones al día.

En la práctica hubo un clima más distendido. El objetivo es ganar para terminar el año no tan lejos de la cima de la tabla. Si gana quedará a seis del líder Argentinos. Y aún debe el clásico con River, a jugarse el 19 de enero. Es decir que si logra imponerse en ambos compromisos quedará a sólo tres unidades de la cima. Nada mal. En el medio habrá que ver qué ocurre con la continuidad de Berón al frente del equipo.

Nahuel Lanzillotta/Clarín

Juanfer sufrió una distensión en el isquiotibial izquierdo y se perderá la final de la Copa Argentina.

El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, esperará las evoluciones de los lesionados Ignacio Fernández y Matías Suárez, pero perderá al colombiano Juan Fernando Quintero para definir el equipo que jugará este viernes la final de la Copa Argentina frente a Central Córdoba de Santiago del Estero, en Mendoza.

Fernández, quien sufrió un desgarro en el aductor derecho en el encuentro ante Newell’s, y Suárez, que tuvo un esguince de tobillo izquierdo el domingo ante San Lorenzo, son las dudas del técnico para armar el conjunto titular en el último partido del año. Mientras que el colombiano Quintero ya quedó afuera del encuentro, a causa de una distensión en el isquiotibial izquierdo que lo dejó afuera del partido ante San Lorenzo, cuando promediaba el segundo tiempo.

La ilusión está centrada en que Fernández evolucione bien, tal como ocurrió en las otras tres lesiones musculares que sufrió desde que llegó. Los tres jugadores se movieron de manera diferenciada con tareas aeróbicas y kinésicas en el predio de Ezeiza, donde el equipo realizó unas labores regenerativas, luego de una jornada de descanso, tras la derrota ante San Lorenzo y los festejos por el aniversario de la Copa Libertadores 2018.

Paolo Guerrero se acerca a la Ribera.

Jorge Ameal prepara su asunción como presidente de Boca para el próximo lunes, y Juan Román Riquelme -quien será designado ese día como vicepresidente segundo y encargado del fútbol- ya trabaja en la contratación del nuevo técnico, los posibles refuerzos y la continuidad de Carlos Tevez, cuyo contrato vence a fin de mes.

Con respecto al entrenador, Miguel Angel Russo es el que más posibilidades tiene, de la mano de un recuerdo valioso: Boca consiguió su última Copa Libertadores con Russo como técnico, equipo en que Román fue gran figura. La duda es saber si Sebastián Battaglia sería el ayudante, ya que el actual colaborador del técnico es Leandro Somoza, quien en su paso por Boca como jugador no tuvo buena relación con Riquelme.

La otra opción para el cargo de entrenador es la de José Pekerman, quien dirigió al ídolo en su paso por las selecciones juveniles y también en la mayor, en el Mundial de Alemania 2006, y quien tiene de ayudante a Néstor Lorenzo y Patricio Camps.

El nombre de Carlos Bianchi aparece en el horizonte para asesorar desde afuera, especialmente en el tema incorporaciones, con la idea de que visite más seguido la Bombonera, mientras algunos sueñan con su presencia el lunes próximo, cuando asuma la nueva dirigencia.

Con respecto al tema incorporaciones, el primer refuerzo sería Paolo Guerreo, a quien allegados a Riquelme dan por seguro en el comienzo de la pretemporada, el 3 de enero. El otro que suena es Renzo Saravia, marcador lateral derecho de 26 años que jugó en Racing, estuvo en la Selección Argentina y ahora juega en Porto de Portugal.

En los nuevos tiempos que se avecinan en Boca, es posible que el empresario Christian Braganik pierda influencia con la nueva conducción, por lo que uno de sus jugadores, Iván Marcone podría volver al Cruz Azul de México, de donde llegó a Boca a principios de este año.

En cuanto a Nicolás Burdisso, actual director deportivo, habría tenido una conversación telefónica con Riquelme y le habría puesto su renuncia a disposición. Burdisso tiene contrato con Boca hasta el 31 de diciembre de 2020. También se espera para los próximos días una reunión entre Riquelme y Carlos Tevez, para hablar de la continuidad del delantero, por quien antes de los comicios Riquelme expresó su intención de que termine su carrera en Boca. Un tema a conversar sería que se trata del jugador mejor pago del plantel y ahora habría un ajuste en lo económico en su sueldo.

Página 12/Deportes

Compruebe también

Boca pisó fuerte en Asunción y River mereció más que un empate en San Pablo

Boca tardó cinco minutos en llegar al arco de Libertad y convertir el primer gol en la  …

Nacional sorprendió a Racing. Goleó Defensa y cayó Tigre

No pudo Racing en la reanudación de la actividad: perdió con Nacional on un gol …

Dejanos tu comentario