Inicio / Música / Andrés Calamaro sacudió Villa Crespo con un recital impecable

Andrés Calamaro sacudió Villa Crespo con un recital impecable

El Salmón dio un gran show, hizo foco en sus éxitos inoxidables y cautivó a sus fans.

Contundente como un boxeador inspirado y en gran forma, Andrés Calamaro ganó por nocaut en su recital del Movistar Arena y dejó atrás -aunque fuera por dos horas- las intensas polémicas en redes sociales sobre sus opiniones políticas.

La clave no sólo fue su gran noche como cantante y frontman, sino también el sonido perfecto de su banda y un lógico cambio de algunas canciones en la lista de temas con respecto a las fechas de un año atrás.

Todo se vio fresco y emotivo, a pesar del largo trajín de recitales por todo el continente americano y España desde el mes de mayo. En comparación con otras épocas, Calamaro habló bastante poco, una actitud que ya había mostrado en 2022 y el resultado es un concierto más directo, incesante y sin pausas en su seguidilla de hits.

Sí habló para presentar a su banda y al invitado especial, Pablo Lescano, además de dedicar una sentida versión de un tema del recientemente fallecido Ricardo Iorio, cuya cara también apareció en las pantallas en su clásico desfile de fotos y nombres de ídolos muertos durante Los chicos, en el bis.

El problema que enfrentan algunos privilegiados cantautores como Andrés Calamaro es que resulta difícil condensar tantas canciones exitosas en un solo recital. Una manera de sortear el dilema de qué dejar afuera es incluir popurrís con estrofas y estribillos de hits, pero sin hacerlos en forma completa.

En esta gira, Andrés está apelando a ese recurso y es todo un acierto. Así, a su habitual unión de Loco con Corte de huracán (una gema del subvaluado disco El palacio de las flores) le antecedió La parte de adelante. De la misma manera, sobre el final del show juntó a Mi enfermedad con Todavía una canción de amor, Te quiero igual y Dulce condena, un megamix de éxitos en vivo y con el público en llamas.

El arranque había sido minutos después de las 20.30 con Outputinput, Cuando no estás y A los ojos, una trifecta de ganadores que enloqueció a un estadio lleno de fans dispuestos a corear cada verso, saltar y hasta hacer pogo en el campo.

Recién después de varias canciones más, entre ellas el siempre efectivo guiño a Dead flowers tras Me arde, llegó el saludo a todos y algunas palabras previas a My mafia.

“La siguiente canción la voy a dedicar a mis mejores amigos del barrio de Villa Soldati, también del barrio de Montevideo, donde aprendí un montón de cosas en mi vida adulta, entre comillas, es decir después de los treintaypico”.

A lo largo de la noche, Calamaro alternó momentos donde tocó la guitarra, los teclados o quedó solo como cantante. La banda se lució con el apoyo permanente, buenos coros (por ejemplo en Rehenes) y grandes solos de teclados (Los aviones) y guitarra (Sin documentos).

El recuerdo a Miguel Abuelo y Los Abuelos de la Nada llegó con Lunes por la madrugada. Luego, la figura de Maradona cubrió de goles las pantallas gigantes durante el tema dedicado al ídolo.

Eso dio pie para presentar a “un Maradona de la música popular que transformó la música”, cuando Lescano se sumó en Tuyo siempre, con duelo de teclados portátiles con dibujos de ametralladoras, y un guiño final a Mil horas.

La despedida fue con el himno Paloma, con la coda de Layla de Darek & The Dominos, y como bises llegaron Crímenes perfectos, un tema de Iorio (Justo que te vas) y Los chicos. Por supuesto, antes de despedirse tomó una capa de torero e hizo unos movimiento con un pasodoble de fondo y los gritos de “¡ole!” de la gente.

Marcelo Fernández Bitar/Clarín-Espectáculos

Compruebe también

A 40 años de Purple Rain, el disco icónico de Prince

Desde el viernes y hasta ayer, el centro de Mineápolis estuvo cerrado. La mayor de las ciudades …

Whisky a Go Go, el disco en vivo de Frank Zappa que ahora ve la luz

Las titánicas y desconcertantes improvisaciones eran la marca de fábrica de Frank Zappa. La huella esquiva …

Dejanos tu comentario