Inicio / Rugby / All Blacks-Inglaterra y Sudáfrica-Gales, el Mundial define a sus finalistas

All Blacks-Inglaterra y Sudáfrica-Gales, el Mundial define a sus finalistas

Dos partidos de campanilas entre los cuatro mejores seleccionados de la actualidad.

El Mundial de rugby se acerca a su fin y todo quedó reducido a una batalla cruzada entre los mejores representantes de las dos áreas dominantes: Europa y el hemisferio Sur. ¿Quiénes prevalecerán? ¿Los inventores del deporte o aquellos que lo perfeccionaron? Inglaterra-Nueva Zelanda o Gales-Sudáfrica. Tradición, historia, poderío, actualidad, talento. Aunque lo que está en disputa es el trofeo Webb Elllis, cada seleccionado se jugará también su propio compromiso. Para cada uno de los últimos cuatro sobrevivientes el título es una cuestión personal.

• Inglaterra es el francotirador que busca la revancha. El fracaso en su propio Mundial hace cuatro años (por única vez en la historia no pasó la primera fase) puso a los inventores del rugby en el compromiso de no volver a fallar. Y hasta aquí vienen cumpliendo con creces. En la primera mitad del camino que recorrieron desde 2016 -con la llegada del entrenador australiano Eddie Jonespisaron fuerte en su terruño (ganaron dos Torneos Seis Naciones al hilo) y en los últimos dos años se encargaron de pulir la máquina. Vienen de borrar a Australia, subcampeón mundial, con un claro 40-16 y el año pasado, en el último cruce con Nueva Zelanda (al que sólo vencieron siete veces), perdieron apenas por 16-15 con polémica sobre el final.

Pero tienen a los All Blacks entre ceja y ceja. “Tenés que sacarles tiempo y espacio y encontrar áreas donde presionarlos. Creemos que hemos identificado algunas para poder hacerlo”, dijo Jones, que los tiene bien estudiados. ¿Le alcanzará? Por lo pronto quiso tirar la presión a la vereda de enfrente cion un “nosotros no tenemos nada que perder”.

• Nueva Zelanda irá por lo suyo. Se dice que es fácil ser de los que ganan siempre, pero tener que certificar la supremacía permanentemente no lo debe ser tanto. Para ningún equipo una derrota significa lo mismo que para los All Blacks. El título es casi su obligación y aunque no parecen sentirla (aplastaron al amenazante Irlanda en los cuartos de final), el entrenador Steve Hansen la reconoce. “Hablamos siempre de la presión porque siempre está. Se espera que ganemos cada partido. Pero sería inocente pensar que sólo hay presión de nuestro lado. Ellos tienen el recuerdo de hace cuatro años, cuando no les fue tan bien, así que también tienen una presión enorme”, aseguró.

• Gales resulta el más hambriento. Es difícil hablar de “mejores momentos” en la historia del rugby por varios factores, incluidos aquellos “empíricos” que escapan de la subjetividad. El Mundial es joven (tiene 32 años en un deporte que se juega desde principios del siglo XIX) y más aún lo es el ranking mundial instaurado en 2003. Gales tuvo múltiples eras destacadas. No en vano es el segundo máximo ganador histórico del Seis Naciones. Sin embargo, podría aventurarse que está en el cénit de su existencia. Nunca había llegado a un Mundial como campeón del principal torneo europeo; mucho menos, luego de ganar todos los partidos. En agosto le arrebató el primer puesto del ranking a Nueva Zelanda, que lo había dominado durante una década. Gales sufrió para vencer a Francia (20-19), pero lo sacó adelante y está por tercera vez entre los cuatro mejores de un Mundial. Es el único de los que quedan en carrera que nunca lo ganó. Ante Sudáfrica venció en apenas seis partidos de 35, pero cinco de esos triunfos fueron en los últimos seis choques. La coyuntura indica que este es “el” momento para los galeses.

• Para Sudáfrica es “de vida o muerte”. Compartir espacio con Nueva Zelanda implica frecuentemente tener que resignarse al poderío de la mayor potencia mundial pero, al mismo tiempo, los Springboks saben que son de los pocos que pueden aspirar realmente a robarles (aunque sea momentáneamente) a los All Blacks ciertos lugares de privilegio. Y Japón 2019 no es la excepción. Aunque fueron tres partidos y no vencieron a Nueva Zelanda (fue empate 16-16), después de ganar el Rugby Championship por primera vez en 10 años en Sudáfrica consideran que es la hora de dar el golpe, como ocurrió en 1995 y 2007. El enfoque es total: en cuartos no le dieron opción al hasta allí sorprendente Japón. “Ahora es un juego de 50 y 50. Y cuando llegás a estas etapas son partidos de vida o muerte”, aseguró el tercera línea Duane Vermeulen.

Clarín/Deportes

Compruebe también

Comienza el United Rugby Championship con mucha presencia argentina

Se pone en marcha el renovado United Rugby Championship (ex Pro 14), con las franquicias …

Mario Ledesma no realiza cambios para enfrentar a los Wallabies

Mario Ledesma eligió los mismos jugadores que la fecha pasada para jugar este sábado con …

Dejanos tu comentario