Inicio / Teatro / Al Rojo Vivo, la muestra de Renata Schussheim, en el Centro Cultural Recoleta

Al Rojo Vivo, la muestra de Renata Schussheim, en el Centro Cultural Recoleta

Se puede visitar de martes a domingo con entrada gratuita.

Lo primero que destaca, antes que cualquier cosa, es la palabra emoción. Así de directo, así de sencillo. Apenas se inauguró su muestra Al rojo vivo en el Recoleta, Renata Schussheim recibió numerosos mensajes, algunos de ellos absolutamente imprevistos. “Todas repercusiones maravillosas, gente que me conoce y gente que nunca había tratado conmigo. Lo que más me interesa que provoque la muestra es trajinar hacia lo emocional, que despierte una fibra, que te conmueva”, larga la artista en charla con Clarín.

Entre esos mensajes rescata el de la actriz Muriel Santa Ana, quien se “desbordó de emoción” cuando vio en la muestra el vestido con el que personificó a Petra en aquella puesta del teatro San Martín dirigida por Leonor Manso de Las amargas lágrimas de Petra Von Kant, la primera obra dramática de Rainer W. Fassbinder.

“Muriel estaba muy conmovida de verlo intacto, se sorprendió gratamente -se explaya Renata-. Nosotras que estamos acostumbradas a confeccionarlos para que lo luzcan en escena sabemos del significado íntimo de cada prenda. Es algo mágico, poderoso. Cuando uno ve el vestido con el que personificó por un tiempo a alguien, el cuerpo vibra, porque todas esas historias vuelven a tomar vida. Todo lo relacionado a los vestuarios son experiencias muy personales, arraigadas en el sentimiento interno de los actores”.

El vestido de Petra se encuentra en el comienzo de la muestra, en la sala C, cuyas paredes, piso y techo están cubiertas completamente de rojo. Es una sala dedicada a las artes escénicas -teatro, ópera, musical, ballet-, obras en las que Schussheim participó con el diseño de vestuarios y las cuales ahora se exhiben en tonos de rojo, bordó y púrpura sobre una larga pasarela.

Además del de Petra, en la sala aparecen los de Kuarahy, obra a cargo del ballet de Julio Bocca; así como vestuarios para Aquelarre, Sweeney Todd y Diatriba de amor contra un hombre sentado, protagonizada por Graciela Dufau, todas piezas representadas en los teatros Colón, San Martín, Maipo, Cervantes y el Luna Park.

Figura clave del arte contemporáneo argentino, artista plástica, vestuarista, dibujante, fotógrafa, escultura, directora de arte y escenógrafa, hacedora de un arte único a cargo de una “sensibilidad desbordante”, al decir de la periodista María Moreno, Renata se expande en múltiples trabajos en colaboración con artistas como JeanFrançois Casanovas y Oscar Araiz, con los que solía inventar mundos provisorios, detalladísimos, luminosos.

“A pesar de ser una figura pública, Renata tiene algo campechano, familiar y auto paródico que anula la distancia y ella va de hablar del mercado internacional del arte a la vida de sus dos loros (que tienen el inconveniente de ladrar e imitar el portero eléctrico), de su próximo trabajo en la ópera Carmen a la devoción por las trufas de El Viejo Oso”, la retrató la periodista, con la cual constituyó una suerte de hermandad.

Dimensión espiritual

“La tarea de Renata se inscribe en el punto exacto de la dimensión espiritual y de ahí su vigencia promisoria -escribió Renato Rita, curador del Centro Cultural Recoleta-. Ella nos ubica en el azoramiento. Nos propone una visión desencarnada de nuestras tribulaciones más genuinas, aquellas que nos recuerdan los deseos perdidos, como las angustias más primitivas con fondo de vodevil, para que nos podamos acercar sin temor a los abismos de la pasión. Y así, al verlas de frente, podamos hurgar en nuestros desvelos e ilusiones, y aprender a soportar el olvido y la disolución terrenal”.

En las tres salas del Centro Cultural Recoleta -además de la sala C, la muestra se prolonga en la sala Cronopios y la sala J- hay concentrados cincuenta años de trabajo. Surgen los tres sacos floreados de una santa trinidad del rock: Charly García, Spinetta y Federico Moura.

Y en otro costado irrumpe una fila de serigrafías numeradas del disco de Charly Música del alma, el cual tuvo en la portada un dibujo de Renata, como también en el arte de Bicicleta, tercer opus de Serú Girán, grupo al que armó la puesta en escena de sus shows en vivo.

El de Música del Alma era un Charly de pelo largo y anteojos negros, con una mariposa gigante como moño, en primer plano por sobre hombrecitos y criaturas de El Bosco, uno de los máximos referentes de Renata desde siempre. Como Carlos Alonso, de quien reconoce haber sido su “escuela” como dibujante.

Transversal y multidisciplinaria, en la muestra hay sillones con formas de nube que invitan al visitante a perderse frente a una pantalla, junto a almohadones enormes con fotos de Piano Bar, un cosmos construido por el cruce de artes plásticas, escénicas y visuales, por la música y el rock.

“Son elementos en los que el visitante se puede apoyar, fotografiar, descansar, reclinarse, no son fotos puestas en una pared. Puede abrazarlos, o bien recostarse entre los almohadones”, sugiere Renata.

Videos, dibujos, animaciones, gigantografías, collages, esculturas, elementos corpóreos y dispositivos escenográficos, vestuarios y figurines de toda su prolífica trayectoria. También un documental inédito, hecho con fragmentos de recitales, entrevistas y videoclips.

Y en la sala Cronopios se exhibe su obra plástica con imágenes proyectadas que conviven con dos mitos teatrales: la Reina Roja, personaje de Alicia, un espectáculo de Oscar Araiz inspirado en el cuento de Lewis Carroll; y la Reina de la Noche de la ópera de Mozart La Flauta Mágica, con puesta de Sergio Renán.

Allí se respira la primavera cultural de los ’80, en una coyuntura actual en la que se cumplen 40 años de democracia en Argentina.

No la define como una retrospectiva: es, en verdad, la apertura de “los archivos” que contienen el imaginario de una mujer pionera y multifacética desde una mirada contemporánea. Todo bajo sentido del humor, sugestión y poesía.

Juan Manuel Mannarino/Especial para Clarín

Compruebe también

La soprano coreana Hera Hyesang Park se presenta hoy en el Colón

Hera Hyesang Park es una de las sopranos más interesantes de la actualidad. No solo …

Marcelo Lombardero dirige Ariadna en Naxos en el Colón

“Ariadna en Naxos fue lo último que hice en el Colón”, recuerda Marcelo Lombardero al comenzar la charla con Página/12. …

Dejanos tu comentario