Inicio / Polideportivo / A 40 años del boicot a los Juegos Olímpicos Moscú 1980

A 40 años del boicot a los Juegos Olímpicos Moscú 1980

La medida fue impulsada por James Carter, que por entonces era el presidente norteamericano.

La postergación de Tokio 2020 dejó una generación sin Juegos Olímpicos. Hace 40 años ocurrió algo similar, pero por otras razones. Estados Unidos encabezó un boicot a la ex Unión Soviética por su campaña militar en Afganistán.

A fines de 1979, la URSS invadió Afganistán y James Carter, en plena campaña electoral para su reelección, advirtió que si las tropas soviéticas no se retiraban del país asiático antes de una fecha límite, Estados Unidos boicotearía, “en nombre de la paz mundial”, los Juegos Olímpicos programados para fines de julio y principios de agosto de 1980. Así ocurrió.

Con Estados Unidos a la cabeza, un gran número de países se sumaron a la medida. Según cálculos del Comité Olímpico Internacional , de los 65 países que no participaron en ese evento, entre 45 y 50 no lo hicieron al adherirse a la protesta de Carter. Argentina, bajo la dictadura de Jorge Rafael Videla, fue uno de ellos.

Fue la cuarta y última ausencia de Argentina en unos Juegos de la Edad Moderna -las otras: Atenas 1896, St. Louis 1904 y Estocolmo 1912-, pero fue la que más le dolió al deporte local, que se quedó sin ver competir a algunos destacados atletas. A principios de mayo y tras una reunión entre José Martínez de Hoz, ministro de Economía; Zbigniew Brzezinski, consejero de Seguridad de la Casa Blanca; y Lloyd Cutler, asesor del presidente Carter, la Cancillería emitió un comunicado en el que “recomendaba” a los atletas argentinos no viajar a Moscú. Sin embargo la dictadura continuó comerciando con la Unión Soviética, de quien era uno de los proveedores de granos más importante.

Después de terminar en el puesto 22 de Montreal ‘76, el decatleta Tito Steiner, uno de los argentinos con posibilidades, se quedó sin sus segundos Juegos. “Estuve angustiado mucho tiempo. Me cortaron las piernas y las manos”, comentó años después. Alejandro Lecot tenía 19 años y era el mejor nadador argentino cuando recibió la noticia de que no podría competir en Moscú. “Ser atleta olímpico y no haber ido a esos Juegos significó mucho dolor”, le dijo tiempo después a Clarín quien compitió recién en Los Angeles ‘84, cota en la que el bloque socialista devolvió el boicot.

Con figuras como Carlos Raffaelli, Miguel Cortijo, Carlos Romano y Eduardo Cadillac, ese equipo de la Selección de básquetbol había conseguido la clasificación a Moscú al terminar tercero en el Preolímpico de Puerto Rico. Los Juegos soviéticos iban a significar la vuelta del básquetbol argentino a la cita olímpica tras 28 años. Pero la ilusión de esa camada talentosa de jugadores llegó a su fin ese 20 de mayo de 1980, con al anuncio de la Junta Militar. Hubo que esperar 16 años más, hasta Atlanta 1996, para que Argentina tuviera otra vez representantes olímpicos en este deporte.

Luciana Aranguiz/Clarín

Compruebe también

Mariano Ronconi, DT de Leones, analiza presente y futuro del equipo

Mariano Ronconi sabe que está en la mira de todo el hockey sobre césped argentino …

Deportistas griegos denuncian abusos en la selección olímpica de gimnasia

Veintidós atletas que integran o formaron parte de la selección griega de gimnasia, entre los que …

Dejanos tu comentario