Inicio / Música / A 25 años del ¡Gracias Totales! de Soda Stereo en el Monumental

A 25 años del ¡Gracias Totales! de Soda Stereo en el Monumental

El trío se despidió en River con un estadio explotado.

Tanto a nivel convocatoria como por emotividad, el recital bautizado El último concierto que dio Soda Stereo el 20 de septiembre de 1997 fue uno de los grandes hitos en la historia del rock en Argentina. Sí, fue el de las “gracias totales” de Gustavo Cerati.

Un total de 70 mil personas lo ubicó entre los shows más multitudinarios del país. Del panorama local, el único grupo que hasta esa fecha había llenado River había sido Serú Girán, aunque después de 1997 también lo harían Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, La Renga, Los Piojos, Los Fabulosos Cadillacs, Andrés Ciro, La Beriso y Abel Pintos, además de la reunión de Soda Stereo con la gira Me verás volver, que rompió todos los records con seis fechas en 2007.

Una de las premisas que puso Gustavo Cerati en 1997 fue que realmente fuera un único concierto de despedida y que el “adiós” se dijera solamente una vez, aunque las entradas se agotaron rápidamente y podrían haber agregado otra función. “Sería ridículo despedirse dos veces”, dijo el cantante y guitarrista.

Aquella noche fue el cierre de una gira despedida que había comenzado el 30 de agosto en la Ciudad de México, donde Soda también tocó el día 31. Luego, el 2 de septiembre, la banda se presentó en Monterrey, el 6 en Caracas y el 13 en Santiago de Chile.

Cerati, que vivía a sólo cuatro cuadras del Monumental, se despertó ese día con la idea llegar caminando hasta el estadio, para disfrutar del clima que había generado el show. Incluso, cuentan que hasta había pensado cómo «camuflarse» para no ser reconocido. Pero el movimiento de gente era tan grande que abortó el plan.

En el segundo semestre del año anterior, después de un receso donde Cerati se había instalado en Chile para esperar el nacimiento de su hija Lisa, Soda Stereo dio recitales en Ecuador, Chile, Venezuela y México. Luego tocó el 24 de noviembre en la cancha de Ferro, ante 20 mil personas.

Después de ese show, solo hubo silencio en torno a Soda, y los rumores de una separación se hicieron más fuertes con la salida de un disco del grupo Plan V, una agrupación electrónica de Gustavo, y su producción artística del segundo álbum de la chilena Nicole, grabado en Londres.

Años después, Charly Alberti reflexionó: “Hacer la gira de Comfort y música para volar fue un error, porque teníamos la costumbre de hacer un disco y presentarlo en una gira, pero esa vez no había temas nuevos y la cadencia musical más tranquila fue un embole y nos aburrimos mucho”.

“A eso -agregó- se sumaron los conflictos y un montón de razones que nos llevaron a parar Soda. Había un desgaste humano que se había hecho evidente por lo natural de convivir, y había problemas personales sin resolver, que estaban latentes”.

Zeta coincide con Charly: “Fue muy estresante salir de nuevo a la ruta después de dos años y pico sin tocar, estando ya más grandes. Porque cuando uno tiene 17 ó 24 años, salir de gira es como ir a un viaje de fin de curso, pero a los treintipico empezás a dejar cosas como familia e hijos”.

Según el manager del grupo, Daniel Kon, “hubo tensión en la gira latinoamericana, pero sin un momento bisagra. Pasaba todo a la vez: momentos geniales, donde nos divertíamos e íbamos a comer todos juntos, y momentos de angustia, con reuniones en las habitaciones de hotel donde Gustavo decía que no daba más”. Y agregó: “Tenía una crisis. En Ferro había un clima raro, y me acuerdo de un viaje a Chile donde estaba todo mal”.

Y sumó: “Hubo una reunión con los tres, que me llamaron un sábado o domingo a la tarde y fui a Triple, la productora. Yo también ya estaba cansado. Entré y dije: ‘Si van a seguir con esta situación de tensión entre ustedes, lo mejor es que se separen’. Después alguno me llamó y me dijo que me había ido al carajo, porque no era de lo que estaban hablando. Supongo que me saqué porque explotaron las tensiones acumuladas”.

A principios de 1997 se cortó el silencio y la incertidumbre en torno al futuro del grupo: Soda Stereo daría una última serie de conciertos y se separaría, dejando como legado un disco de su despedida en vivo.

A esa altura, si bien las relaciones personales ya estaban rotas, Charly convenció a todos de armar una última gira, y su implacable argumento se basó en el gasto que demandaría cerrar la empresa e indemnizar a todos los empleados del staff.

La noticia recién se confirmó oficialmente el 1° de mayo, por medio de un escueto comunicado que decía: “Soda Stereo confirma su separación, resuelta de común acuerdo. Pronto se anunciará la fecha de realización, en un estadio de la ciudad de Buenos Aires, del último show en la carrera del grupo. Firmado: Gustavo Cerati, Zeta Bosio, Charly Alberti”.

Al día siguiente, Cerati publicó La carta del adiós para el Sí de Clarín. Decía: “(…) Comparto la tristeza que genera en muchos la noticia de nuestra separación. Yo mismo estoy sumergido en ese estado porque pocas cosas han sido tan importantes en mi vida como Soda Stereo. Cualquiera sabe que es imposible llevar una banda sin cierto nivel de conflicto”.

Y seguía: “(…) Ultimamente, diferentes desentendimientos personales y musicales comenzaron a comprometer ese equilibrio (…). Cortar por lo sano es, valga la redundancia, hacer valer nuestra salud mental por sobre todo y también el respeto hacia todos nuestros fans que nos siguieron por tanto tiempo. Un fuerte abrazo”.

En junio se anunciaron las fechas de la despedida en vivo. Aquella noche del 20 de septiembre, tras las actuaciones de los grupos invitados (Avant Press, Santos Inocentes y Tumbas), Soda Stereo subió al escenario de River a las 22.35.

Las luces se apagaron y se proyectó un video de dos minutos con fotos de la historia de la banda. Se encendió un mar de encendedores. De pronto, Cerati gritó: “¡Llegó la hora, el minuto, el segundo, el instante! Supongo que tienen sed. ¡Soda Stereo, Buenos Aires, Argentina!” y arrancaron con los acordes de

La ciudad de la furia, con la pregunta “¿Están preparados para una noche larga?” antes de comenzar a cantar. El estadio entero estalló: “¡Soda no se va!”.

El concierto contó con la presencia de Andrea Álvarez, que tocó en Lo que sangra (La cúpula); Richard Coleman, en Sobredosis de TV; y Fabián “Zorrito” Quintiero, en Persiana americana. En total hicieron 27 temas.

De algún modo, se estaba cerrando para muchos una época. La adolescencia, los ochenta, el sonido sónico, el dark, los raros peinados nuevos. Cada fraseo de Cerati suponía unos centímetros más de puerta cerrada, de tiempo concluido.

Sobre el final de De música ligera, Cerati hizo su histórico agradecimiento: “No sólo no hubiéramos sido nada sin ustedes, sino sin toda la gente que estuvo a nuestro alrededor desde el comienzo. Algunos siguen hasta hoy…

¡Gracias totales!”.

Finalizado el concierto, todos celebraron en el microestadio cubierto de River junto a unos 300 invitados. No hubo un brindis conjunto, discursos ni despedidas, pero estuvieron todos los técnicos, familiares y también amigos como Marcelo y Julio Moura, Bahiano, Divina Gloria y modelos como Natalia Graziano.

Más tarde, cada uno partió por separado con su grupo de allegados. Gustavo, por ejemplo, puso rumbo al bar Ozono. Irónicamente, una semana después tocó ahí con Plan V, ante menos de cien personas.

Los últimos encuentros de los tres Soda fueron semanas después, en la sala de ensayos, para repartirse equipos y los discos de oro, como en un divorcio, además de definir el destino de esa propiedad que habían comprado Gustavo y Zeta. La vendieron.

Un año más tarde, tanto en la revista D’Mode como en el Sí de Clarín, Cerati dijo: “Terminar con el grupo fue mi decisión. Sentí un gran alivio cuando dejé de tocar en River. El cierre fue lo máximo que podíamos dar. (…) Hasta tal vez se estiró más de la cuenta tras haber tomado en mayo la decisión de separarnos, y hacer los conciertos en septiembre fue un poco tortuoso. (…) Tal vez nos hizo bien porque podría haber sido muy abrupto, y así hubo tiempo para reflexionar”.

Marcelo Fernández Bitar/Clarín-Espectáculos

Compruebe también

En medio de su gira latinoamericana, Wos lanzó nueva canción y video

Luego de quedarse con el Gardel de Oro, en medio de su gira por América …

A 30 años de El Amor después del Amor: Fito Páez festejó y la rompió en Villa Crespo

Fito Páez sabía que tenía un as en la manga. Según contó el martes a …

Dejanos tu comentario