Inicio / Futbol / 2-0: Riestra sorprendió a River y Lanús le sacó el invicto a Racing

2-0: Riestra sorprendió a River y Lanús le sacó el invicto a Racing

benegasnicolasriestra.jpg

River cerró el semestre de la peor manera. Con otro papelón. En el Bajo Flores dejó otra imagen negativa y cayó por 2 a 0 ante el humilde y polémico Riestra, que obtuvo la victoria más importante de su historia. Y en su corta estadía en Primera, ya se dio el gusto de ganarles a tres grandes, dado que el equipo de Cristian Fabbiani ya se había hecho fuerte en su casa y había superado a Independiente y San Lorenzo.

La música electrónica a todo lo que da. La escenografía de boliche. Las bebidas energizantes que circulan. El ambiente amenizado como en la previa de un lugar nocturno.

Pero es una tarde de sol en el Guillermo Laza. En un día de verano a pocos días del comienzo del invierno. Y acá, a escasos metros del Nuevo Gasómetro no hay baile para River, que otra vez fue rebotado.

Es que cuando el equipo de Núñez tenía todo encaminado para irse a descansar tranquilo y disfrutar la Copa América y empezar a preparar el equipo para la segunda parte del año, el equipo de Demichelis volvió a tirarse un tiro en el pie.

No sólo perdió con Riestra, sino que volvió a dejar una paupérrima imagen en la cancha, con un flojísimo desempeño.

Como le viene sucediendo cuando sale del Monumental, al equipo de Demichelis le cuesta entrar en sintonía. Mucho más en un terreno ajeno a su habitualidad, en un estadio reducido, donde sólo entran 3 mil personas y con un campo de juego seco, duro y picado. Y más aún cuando el rival le mete pierna y le propone un partido cerrado con mucho rigor físico.

Así recibió el equipo del Ogro Fabbiani a su ilustre rival, con el que ya había jugado en febrero, por la Copa de la Liga. En aquella oportunidad, River se lo había sacado de encima en un tiempo, con una goleada por 3 a 0. Pero esta vez, al descanso se fueron sin goles.

Aquel 11 de febrero estaba Miguel Borja, que ya avisaba que sería clave con sus goles en el semestre. Pero ahora el colombiano estaba con su selección, al igual que Franco Armani y Paulo Díaz, otros dos pilares de la banda roja, cuyas ausencias se notaron demasiado.

Pero, además, de piezas fundamentales, a River lo que le faltó, principalmente, fue juego. Le costó juntar pases y mucho más filtrarlos para generar situaciones de riesgo.

Entonces, la pelota pasó mucho por Nicolás Fonseca, alternó buenas y malas en las entregas. Barco y Nacho Fernández tenían que retroceder mucho para recibirla, dada la maraña de piernas que ponía Riestra detrás de la mitad de cancha.

Así y todo, Nacho y Barco poco a poco se encendieron. Pero fue apenas una ráfaga. No así Echeverri, errático y perdido entre el físico de sus rivales.

De los pies de Barco salieron las jugadas más peligrosas. Y las dos tuvo al mismo protagonista en la definición, Pablo Solari. Una dio en el travesaño y la otra se la sacó Arce. El arquero de Riestra también se lució ante un fuerte remate de Nacho .

Demichelis armó un mediocampo ofensivo pero muy liviano. Y al faltar juego, también escaseó el combate. Y empezaron las quejas al árbitro Mastrángelo. Sobre todo al final del primer tiempo y en el inicio de la segunda parte, a la que River salió dormido. Y a la hora de la siesta, Riestra casi lo duerme en una pelota parada, que terminó con un remate de Benegas en el travesaño. En la jugada siguiente, Barrionuevo cabeceó un centro de Rodríguez al gol.

Desde ese momento, River fue pura impotencia en el campo de juego. Deambuló la cancha. No tuvo alma. Nacho y Barco cayeron y salieron. Fonseca se desordenó y perdió el medio. Y Demichelis tiró a los pibes al campo. Primero a Mastantuono y a Ruberto. Más tarde a Subiabre. Los expuso en un momento difícil.

Riestra se metió más atrás y revoleó toda pelota que pasó cerca. Y hasta se animó a ir por más. Sobre todo por el sector de González Pirez, quien se salvó de la roja. Y en un tramo del partido el marcador

central quedó con la cinta de capitán. Señal del desconcierto.

River navegaba en la intrascendencia y faltaba un golpe más. Boselli hizo un penal y Benegas lo cambió por gol. Riestra festejó la victoria más importante de su historia. Y el equipo de Demichelis se fue del Bajo Flores confundido, aturdido y apesadumbrado. Otra vez, como pasó recientemente con Temperley en la Copa Argentina, volvió a hacer un papelón…

Maximiliano Benozzi/Clarín-Deportes

LANÚS LE PUSO UN FRENO A LA ACADEMIA

Es tan parejo y cambiante el fútbol argentino que Racing, el que se pensaba como mejor equipo en las primeras fechas de la liga, puede perder sin atenuantes 2-0 ante Lanús y viajar así al receso con más dudas de las que se creía. Esta vez, a Gustavo Costas no le funcionaron los delanteros y el juego de la Academia quedó en deuda.

No jugó bien Racing por mérito de Lanús, que logró imponer condiciones y ser más profundo en ataque. Es un equipo raro el que dirige Costas: no brilla, pero es efectivo al extremo. De la Academia se podría decir que juega bien, aunque no lindo. Entonces, cuando gana, se le encuentran virtudes en todos los sectores; ocurre que, cuando pierde, deja la sensación de que tiene mucho margen para mejorar.

No estuvieron finos y conectados los delanteros del conjunto de Avellaneda y se sabe que Maximiliano Salas y que Adrián Martínez son dos de las mejores armas. A Maravilla no se lo notó del todo recuperado del golpe en el tobillo que lo marginó del duelo ante Deportivo Riestra. Esta vez, no hubo abastecimientos para los atacantes y tampoco pudieron imponerse en el mano a mano con los zagueros. Por eso Racing casi que no logró inquietar a Alan Aguerre.

Va directo la Academia, no se preocupa mucho por elaborar porque sus delanteros son futbolistas a los que le queda mejor correr al espacio que asociarse. De ahí entonces la idea de que Racing no juega lindo en tanto no junta demasiados pases. Lanús, en tanto, sí pudo acumular secuencias de toques y fue creciendo desde la sabiduría de Marcelino Moreno. En Racing no estuvo desde el inicio Marco Di Cesare, uno de los pilares de la defensa. Y se sintió. Santiago Sosa se mostró errático en los pases y García Basso y Colombo perdieron más de lo que ganaron ante Walter Bou, que pudo arrimar peligro al arco que defendió Facundo Cambeses con disparos desde afuera.

El Lanús del Ruso Zielinski es, en este pasaje de la temporada, el equipo que mejor maneja la pelota parada. Luciatti y Morgantini estuvieron cerca de festejar, cuestión que pudo hacer Ramiro Carrera, que de cabeza marcó el 1-0 en el minuto final del primer tiempo.

En el complemento, la superioridad de Lanús se pronunció aún más. A Racing le salió todo mal: entró Santiago Solari para ampliar desde el extremo derecho y 13 minutos después se fue expulsado por doble amonestación.

El resultado fue 2-0 por el gol de Bou luego de un largo rebote de Cambeses a un remate lejano y no tan potente de Gonzalo Pérez. Sí, la visita extrañó a Gabriel Arias, que jugará la Copa América con Chile.

El final fue a puro “ole” de la tribuna. Y estuvo bien porque la victoria de Lanús fue merecida y muy buena. Lo malo para Racing es que la revancha llegará dentro de un mes, luego del parate.

Maximiliano Uría/Clarín-Deportes

OTROS RESULTADOS

Newells 0 – Instituto 2

Sarmiento 2 – Estudiantes 0

Tigre 1 – Belgrano 1

Compruebe también

Sudam: Boca visita a Independiente del Valle. Ganó Rosario Central

Exceso de morbo tendrá la presentación de Boca este miércoles por la noche en la …

Messi con los ligamentos del tobillo comprometidos. Un mes sin jugar

El capitán de la Selección, Lionel Messi, sufrió una lesión ligamentaria en su tobillo derecho en …

Dejanos tu comentario