Inicio / Teatro/Cultura / Una semana a todo Albert Camus, a 70 años de su visita a Buenos Aires

Una semana a todo Albert Camus, a 70 años de su visita a Buenos Aires

Se desarrollarán diversas actividades en el Malba y la Biblioteca Nacional.

El equívoco con Albert Camus, a 70 años de su visita a Buenos Aires, es como una vieja herida que se reaviva. El escritor francés llegó el 12 de agosto de 1949 –“parece que este desgraciado viaje tiene mala suerte”, le escribió a su amiga Victoria Ocampo- decidido a no dar las conferencias previstas –sobre la libertad de expresión- porque el gobierno peronista había censurado su obra teatral El malentendido, estrenada a fines de mayo en el Teatro El Argentino, dirigida e interpretada por Margarita Xirgu, con actuaciones también de Isabel Posadas y Violeta Antier. Le habían advertido que la censura le exigiría el texto de esas conferencias. El autor de El extranjero se negó para evitar “un segundo escándalo”, como escribe en su Diario de viaje. Antes de partir hacia Chile, se encontró con Rafael Alberti y su mujer en la casa de Ocampo en San Isidro. “Sé que es un comunista –anota-. Finalmente le explico mis puntos de vista. Él me aprueba. Pero la calumnia hará el resto y me separará un día de este hombre que es y debería seguir siendo un camarada. ¡Qué se puede hacer! Estamos en la edad de la separación”.

Albert Camus, un extranjero en Buenos Aires, que comienza este lunes a las 19 en el Malba, propone una semana de actividades en torno a la obra del autor francés, con lecturas, presentaciones de libros, proyecciones de películas, mesas y conferencias (ver aparte). Entre las actividades más destacadas, en el auditorio Borges de la Biblioteca Nacional, se presentará el martes Victoria Ocampo, Albert Camus. Correspondencia (1946-1959), publicado por Sudamericana, traducido por Elisa Mayorga y Juan Javier Negri, con lecturas de Muriel Santa Ana y Diego Manso. En Un extranjero en Buenos Aires, la muestra que se inaugurará en la Biblioteca Nacional el viernes 16 a las 19.30, se podrá ver primeras ediciones, libros dedicados, correspondencias originales, traducciones, revistas, adaptaciones, críticas y fotografías. En el centro de las miradas estará el manuscrito de La peste (1947), que llega a modo de un préstamo excepcional de la Biblioteca Nacional de Francia (BNF), custodiado por Anäis Dupuy Olivier, responsable de las colecciones de la BNF, gracias a la Embajada de Francia y el Instituto Francés, coorganizadores de la muestra.

Camus en Buenos Aires se parece -salvando las distancias- a Jan, el protagonista de El malentendido, obra estrenada en 1944 en París, que regresa de incógnito a un pequeño hotel de su ciudad natal, a cargo de su madre y su hermana, que no lo reconocen porque hace años que no se ven. La madre y la hermana de Jan tienen la costumbre de robar y asesinar a los viajeros que se hospedan. “Y vuelve a asaltarme mi vieja angustia, aquí dentro, como una vieja herida que se aviva cada vez que me muevo. Conozco su nombre. Es temor a la soledad eterna, miedo de que no exista respuesta. ¿Y quién va a responder en una habitación de hotel?”, se pregunta Jan. La diferencia es que Camus estuvo en la casa de Ocampo en San Isidro, “una casa grande y agradable, en el estilo de Lo que el viento se llevó”. En la entrada de su Diario de viaje del 13 de agosto de 1949 escribió que pasó “una buena noche” y que almorzó con el director del diario La Prensa, Alberto Gainza Paz. La última noche en Buenos Aires cenó con Ocampo, escuchó El rapto de Lucrecia de Benjamin Britten y algunos poemas de Charles Baudelaire grabados por Ocampo. “Primera velada de aflojamiento real desde mi partida. Tendría que quedarme aquí para evitar esa lucha continua que me agota. Hay paz, provisional, en esta casa”.

Meursault será la encarnación del desencanto del mundo, una especie de “nieto” nihilista de Nietzsche. “Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer. No lo sé”. El inolvidable comienzo de El extranjero, su primera novela de 1942, escrita y publicada durante la ocupación nazi de Francia, produce la misma emoción que genera el momento en que el protagonista comprende en Argelia –donde dispara cuatro veces sobre el cuerpo inerte de un árabe- que “había destruido el equilibro del día, el silencio excepcional de una playa en la que había sido feliz”. No hay arrepentimiento en ese hombre de carácter “taciturno” y “reservado” que no tiene escapatoria. Que está condenado de antemano por la displicencia frente a la muerte de su madre. Y luego, peor aún, por un crimen absurdo. Aunque mata por una razón rigurosamente cierta: el sol lo cegó. “Y bien, tendré que morir”, dice Meursault en la cárcel. “Antes que otros, es evidente. Pero todo el mundo sabe que la vida no vale la pena de ser vivida. En el fondo, no ignoraba que morir a los treinta años o a los setenta importa poco (…) Desde que uno debe morir, es evidente que no importa cómo ni cuándo”.

Entonces Camus tenía 29 años y había llegado a París dos años antes, en 1940, desde Argelia, donde nació el 7 de noviembre de 1913, en el seno de una familia de colonos franceses pieds-noirs (literalmente “pies negros”). Su madre, Catalina Elena Sintes, era una mujer silenciosa y analfabeta que se ganaba la vida limpiando. Como la familia de Catalina era originaria de Menorca (España), fue ella quien le enseñó a su hijo tanto el castellano como el catalán. Su padre, Lucien Camus, trabajó en una finca vitivinícola y murió en la Primera Guerra Mundial, peleando para Francia. No era un autor inédito cuando llegó a París. Ya había publicado el ensayo El revés y el derecho (1937), que sería reeditado en Francia veinte años más tarde. En esa primera novela que lo consagra tan joven –a contrapelo de quienes proclaman que lo mejor se escribe en la madurez- está condensado lo “camusiano”, que según Bernard-Henri Lévy era un kantismo práctico. “Desconfianza, gratitud y escepticismo”, y se podría agregar que adolece, por fortuna, de un sentido extremado de lo trágico. No hay otra certeza que la muerte y la existencia de Dios es irrelevante comparada con “el cabello de una mujer”.

Camus y Bodas El Verano

Para anotar en la agenda

Lunes 12

*19 hs: Apertura con Walter Romero, Juan Javier Negri, Raquel Garzón, Alexandre Alajbegovic y Eugenia Zicavo.

*20 hs: Proyección de Lejos de los hombres, de David Oelhoffen (2014), adaptación del relato “El huésped”, con Viggo Mortensen y Reda Kateb. En el Malba (Figueroa Alcorta 3415).

Martes 13

*19 hs: Presentación del libro Victoria Ocampo, Albert Camus. Correspondencia (1946-1959) con traducción y notas de Elisa Mayorga y Juan Javier Negri. Muriel Santa Ana y Diego Manso leen cartas de Victoria Ocampo y Camus. En la Biblioteca Nacional (Agüero 2502).

Miércoles 14

*19 hs: Eliseo Barrionuevo lee fragmentos de La peste.

*19.30 hs: Proyección de La peste de Luis Puenzo con presencia del director y el equipo de filmación. En el Malba.

Jueves 15

*19 hs: Oscar Martínez lee El extranjero.

*19.30 hs: “El desafío de adaptar El extranjero de Camus: de la novela a la novela gráfica”, charla entre Juan Carlos Kreimer y Jacques Ferrandez. Modera Lucía Vogelfang. En la Biblioteca Nacional.

Viernes 16

*17.30 hs: Conferencia “Conservación de manuscritos modernos de la Biblioteca nacional de Francia: el caso Camus”, por Anais Dupuy-Olivier. En la Biblioteca Nacional.

*19 hs: Inauguración de la muestra Tres interpretaciones ilustradas de El extranjero. En la Plaza del lector Rayuela de la Biblioteca Nacional.

*19.30 hs: Inauguración de la muestra Un extranjero en Buenos Aires. En la Biblioteca Nacional.

Sábado 17

*15.30 hs: Victoria y Albert. Diálogo entre Pablo Dreizik y Victoria Lliendo. Villa Ocampo (Elortondo 1837, Béccar).

Silvina Friera/Página 12

Compruebe también

Actores y cineastas leen textos de Leopoldo Brizuela en homenaje al escritor

En el reino de los vivos, se lo extraña mucho al escritor Leopoldo Brizuela, desde que …

Se expone la obra del artista argentino Antonio Pezzino en el CCEBA

Antonio Pezzino (Córdoba, 1921-Montevideo, 2004) fue un artista que a los 24 años viajó a Montevideo …

Dejanos tu comentario