Inicio / Cine / The Dead Don´t Die, de Jim Jarmusch, inauguró el Festival Cannes 2019

The Dead Don´t Die, de Jim Jarmusch, inauguró el Festival Cannes 2019

Es la 72° edición del que muchos consideran el Festival de Cine Mundial más grande.

Disculpen, ¿una película de zombies inaugura la 72° edición del Festival de Cannes? Eso podría preguntarse sorprendido alguno de los 3.000 invitados a la gala en la Sala Lumière. Y sí, pero es una dirigida por Jim Jarmusch. Si hace unos cuantos años hasta abrió El quinto elemento, de Luc Besson, con Bruce Willis…

¿Acaso quienes vieron Down By Law o Mistery Train, sus primeros filmes aquí, compitiendo por la Palma, imaginaron que Jim Jarmusch iba a filmar una de zombies?

No interesa el género, esto no es una muestra de sastrería sino de cine de autor, y el director de Extraños en el Paraíso y Flores rotas lo es.

El tono de la luz en la primera imagen, una toma del cementerio de Centerville, parquizado, es reconocible como una película de Jarmusch. El ritmo es el de Jarmusch, las cadencias de Bill Murray, y más aún las de Adam Driver, también atestiguan o testimonian que estamos ante un filme jarmuschiano. Uno en el que abrevan muchas de sus películas, no sólo por la elección de un elencazo (sumar a Tom Waits, Chloe Sevigny, Selena Gomez, y ya verán). Jarmusch comparte muchos actores con Wes Anderson, otro genio del cine independiente como Murray o Tilda Swinton, quien aquí maneja una casa de sepelios.

En The Dead Don’t Die dos policías patrullan la zona. Bill (no vamos a andar nombrándolos como sus personajes, cuando el llavero de Adam Driver es de Star Wars -es Kylo Ren en la nueva trilogía-, Bill Murray habla de Jim Jarmusch y recuerda todo lo que él hizo por el director) le dice a Adam que son las 8 y 20 de la noche, y no oscurece. El celular se muere. El reloj se detiene. ¿ Qué pasa? Pasa que el fracking o fracturación polar está haciendo que el eje de la Tierra cambie. Y los muertos salen de sus tumbas. Entre ellos, Iggy Pop, pidiendo café. Extraño: no comen cerebros, van a las vísceras o los brazos. ¿Y cómo hay que matarlos? Apuntándoles a la cabeza, o directamente cortándosela. No les sale sangre, sino un polvito negro del cuello.

Suena la canción The Dead Don’t Die, de Sturgill Simpson (el músico aparece como uno de los zombies), una y otra vez. “¿Por qué me suena tan familiar?”, le dice Bill a Adam. “Porque es la canción de la película”, le responde con el tono parsimonioso que Adam tiene cuando trabaja para Jarmusch ( Paterson, por ejemplo).

Hay mucha autorreferencia, alguna menos explícita que otra: el personaje de Tilda blande una katana como si estuviera en El camino del samurai; el perro del racista que compone Steve Buscemi se llama Rumsfeld (como el secretario de Defensa de Gerald Ford y George W. Bush, denunciado por crímenes de guerra), hay mucho clásico, desde un Pontiac a citas u homenajes cinéfilos (remera de Nosferatu, poster de El enigma de otro mundo, menciones a Bilbo Baggins y Frodo de El Señor de los anillos, Samuel Fuller) y por momentos la música remite a The Walking Dead.

Si Jarmusch ya trajo a Cannes una película de vampiros ( Sólo los amantes sobreviven, 2013), por qué no iba a atreverse con una de muertos vivos.

“Esto va a terminar mal”, dice una y otra vez y ante distintas situaciones Adam. Y cuando llega el final, bueno, algo de razón tiene, pero no por la película. O sí. En la primera función de prensa –la embargada, no se podía decir ni la j de Jim Jarmusch hasta que no terminara la segunda- no despertó ni un solo aplauso, aunque sí risas –a favor, eh- durante la proyección.

Que se esperaba más, u otra cosa, seguro. Es lo que hay, y es con lo que Cannes decidió abrir su festival. Veremos cómo sigue la competencia. Pero Jarmusch, con su octavo largo por la Palma, no se llevará más que una palmadita. En la espalda.

                       Pablo Scholz/Clarín

Compruebe también

Cannes recibió al film “Había una vez en… Hollywood”, de Quentin Tarantino

Había una vez en… Hollywood es la más polémica y controvertida película de Quentin Tarantino, …

Comienza el Festival EPA Cine en el Espacio Incaa Helios, en El Palomar

La historia del Cine Teatro Helios, como la de la Argentina, está plagada de oscilaciones. …

Dejanos tu comentario