Inicio / Automovilismo / TC: última función del Gurí Martínez en su tierra. Ganó Lambiris

TC: última función del Gurí Martínez en su tierra. Ganó Lambiris

El emblemático piloto entrerriano fue llenado de mimos por su gente.

“Esta categoría es parte de mi vida. Soy el hombre más feliz del mundo. En este momento no puedo pedir

más nada”. Omar Martínez le dijo adiós al Turismo Carretera en Paraná, delante de su gente. Por eso su alegría tras la carrera ganada por Mauricio Lambiris sobre el Ford, en la que el ídolo terminó 23°.

A un costado de la ruta 12, desde el viernes los autos formaron una fila interminable para seguir los últimos pasos del Gurí. En una tierra fierrera como pocas, los entrerrianos no quisieron perderse la despedida del ídolo, campeón en 2004 y en 2015. El Gurí también la esperaba sobre el Ford con el 121 pintado a los costados, el mismo número con el que arrancó en el TC hace 25 años. Fue ese entorno el que lo ayudó cuando quiso subir a un auto y correr carreras. No fue fácil insertarse para ese joven de Rosario del Tala, aunque criado en Febre, entre Nogoyá y Victoria. Y menos aún imaginaba un futuro como ídolo. No tenía el respaldo económico de otros pilotos, ni el legado de un apellido como los Di Palma o el rodaje internacional de Norberto Fontana.

Lo que sí tenía Martínez, además de su talento al volante, una cualidad que no siempre alcanza en el automovilismo, era una calidez de joven del Interior que ganó simpatías y que lo transformó en el Gurí, ese apodo que persiste con 53 años.

Los primeros que tuvieron que arremangarse fueron sus padres. Perdieron la cuenta de cuántas empanadas amasó su madre Haydeé para las rifas que financiaron la compra de los primeros autos y nadie supo bien cómo su padre Enrique, ex piloto de Fórmula Entrerriana, lograba que las cuentas cerraran a fin de mes, después de hacer malabares para equilibrar las finanzas en el taller mecánico. Mientras que Ariel y Rubén, los hermanos del Gurí, se mantuvieron cerca, apoyando siempre ese sueño.

“La ayuda de mi familia fue muy importante para superar los malos momentos. La Doña me está ayudando desde el cielo…”, contó el Gurí el 7 de noviembre de 2004, tras ganar su primera corona del TC. Cuatro meses antes había perdido a Haydeé sin que ella pudiera ver que tanto esfuerzo había tenido su recompensa.

Para entonces, el núcleo familiar en los boxes se había ampliado: además de Patricia, su mujer, desde el primer minuto lo acompañaron Paula y Agustín. Incluso, el menor del clan Martínez sigue ahora los pasos de papá en el TC Mouras.

Ellos, que ya tienen 20 y 16 años, respectivamente, y vivieron en la pista el título de 2015, el último del Gurí en el TC, lo acompañaron en Paraná, en su carrera más especial.

“Una pasión interminable, de años laburando para estar ahí. Una vida dejando todo, pero nunca bajar los brazos. Te merecés todo el cariño que tenés y más. Sos el uno. Te amo, papá”, le escribió Paula hace unos días en su cuenta de Twitter.

“Cuando me bajé de la actividad, pensé que las ganas de volver se me iban a pasar rápido, pero no fue así”, resumió el Gurí, que se había retirado del TC en 2017, después de 364 carreras. Pasaron casi dos años. Y aunque se mantuvo en la actividad como piloto de la categoría TC Pick Up, ayer dio sus últimos giros arriba de un TC porque tenía que despedirse delante de su gente.

Al Supremo Entrerriano solo le queda disfrutar.

Clarín/Deportes

Compruebe también

La Fórmula 1 aprobó el cambio de nombre de Toro Rosso

A finales del mes pasado, Toro Rosso solicitó a la F.1 cambiar su nombre por el …

Fórmula E: pruebas comunitarias en Valencia y equipos confirmados

La Fórmula E volvió a la actividad. Tal como sucedió en años anteriores, el circuito …

Dejanos tu comentario