Inicio / Polideportivo / Se potencia el béisbol nacional con la llegada de jugadores venezolanos al país

Se potencia el béisbol nacional con la llegada de jugadores venezolanos al país

Los players centroamericanos ya suman el 18% del total de federados en el país.

En Venezuela el béisbol es el deporte número 1. Los niños lo juegan en las calles y en las plazas: una rama de un árbol y una pelota hecha con cinta adhesiva son suficientes para formar a los mejores peloteros del mundo. Pero la crisis económica en el país forzó un masivo movimiento migratorio de venezolanos en los últimos años. Y según pudo averiguar Clarín a través de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), “el saldo migratorio creció muy fuertemente en Argentina. En 2016 fue de 18.936 y casi se duplicó en 2017 con una cifra de 37.113; en tanto que de enero a agosto de 2018 se elevó a 54.122.”

El arribo masivo de venezolanos a Argentina empezó a notarse fuerte en la calle por su tonada y por sus costumbres. Los venezolanos -como los italianos y españoles en su momento- llegaron para trabajar, pero también para hacer un cambio cultural. Y el beisbol es un espejo de ello.

El béisbol es un deporte con historia en nuestro país aunque haya una convención colectiva no explícita que lo ubica como uno más de los productos que penetraron en la cultura argentina gracias a Estados Unidos. Ambas premisas parecen equivocadas. Porque se juega al béisbol en estas tierras desde hace varias décadas y la Selección argentina ganó su primer título sudamericano en 1959 y porque aunque los estadounidenses hicieron de él una de las actividades más rentables a través de la fórmula deporte-espectáculo-entretenimiento, es una disciplina que se practica con intensidad en América Central, el Caribe y hasta en Japón.

Martín Mondino es el presidente de la Liga Metropolitana de Béisbol y de la Federación Argentina de Béisbol. Empezó a jugar a los 7 años, formó parte de la Selección, jugó en Italia y desde 2016 es dirigente en Daom. “Para nosotros fue muy favorable la migración venezolana porque no solamente juegan chicos venezolanos en Argentina sino que se formaron más equipos. En Comunicaciones, un club tradicional de béisbol, hay un equipo entero de venezolanos”, le advierte a Clarín. “En Ferro están llegando a hacer la prueba tres o cuatro venezolanos por semana. Si son muy buenos les tratamos de conseguir una beca”, explica Pablo Zapata, DT del club de Caballito, animador de la Liga Metropolitana. Y agrega: “En el último mes entraron cinco chicos de entre 4 y 10 años y los evaluamos”.

“Este año los venezolanos están al tope del ranking de nacionalidades con más de 25 mil residencias. En 2016 estaban en el quinto puesto y en 2017 pasaron al tercero”, según el informe de la DNM. Mondino se entusiasma y dice: “Son familias que vinieron a vivir y esos chicos en algún momento formarán parte de la Selección argentina”. Y se apoya en la historia “El béisbol arrancó acá en el año 53 y también por migrantes americanos. Boca, River e Independiente tenían beisbol. Los Panamericanos del 95 fueron importantes porque Argentina les ganó a Estados Unidos y a Puerto Rico. Algo histórico. Ahora los venezolanos hicieron que el nivel mejorara, pero acá hay jugadores de calidad desde hace años”, cuenta.

En la Liga Metropolitana hay 880 jugadores y 182 son venezolanos. Son la primera minoría de extranjeros: hay 48 dominicanos, 16 cubanos, 10 estadounidenses, ocho japoneses y cinco colombianos. En la Liga Argentina las franquicias pueden contratar jugadores profesionales extranjeros que vienen a jugar cuando las ligas más importantes no lo hacen.

Uno de los extranjeros de la Liga es Yoimer Camacho, un pitcher venezolano que defiende la camiseta de Leones de Caracas (de los equipos más importantes de su país) pero a mitad de 2018 se instaló en Salta para jugar para Aguilas. En un partido pactado a siete entradas logró el primer no hitno runs de la historia de la Liga. Es decir, eliminó a 13 bateadores sin que ninguno lograra impactar la pelota con su bate. “Me encanta Salta; el clima sobre todo. Hay un día de calor, un día de frío. No como en Venezuela, que todo el tiempo hace calor”, admite Camacho ante el llamado de este diario. Y cierra: “No fue tanto la crisis ni la situación de Venezuela lo que me hizo venir a Argentina. Me sorprendí con el desarrollo en el país del deporte. Mi deseo es jugar beisbol y eso hago”.

                    Juan Manuel Lagares/Clarín

Compruebe también

Obras San Juan ganó el cuarto y la serie se define el jueves en Bolívar

Habrá un quinto partido para decidir el campeón de la Liga Argentina de Vóleibol. Después …

Delfina Pignatiello arrasó en los 1500 metros libre en Río de Janeiro

Es muy fácil conformarse cuando el éxito deseado llega después de tanto sacrificio, esfuerzo y …

Dejanos tu comentario