Inicio / Polideportivo / Santiago Muñiz, con Messi en la tabla, busca el oro en Lima para llegar a Tokio

Santiago Muñiz, con Messi en la tabla, busca el oro en Lima para llegar a Tokio

El surfista marplatense se tiene mucha fe para los Panamericanos de Lima.

Santiago Muñiz nació en Mar del Plata hace 26 años, pero es un ser multicultural. Es que se se crió en Brasil entre las olas de Bombas y Bombinhas y deslumbra con su tabla por todo el planeta. Su estilo es nómada, porque no pasa más de una semana en un mismo lugar. Pero no se olvida de sus raíces. Papá Rubén le fomentó su apego a la Argentina por más que no viva en su tierra. De él heredó el amor por el fútbol y por San Lorenzo, al que sigue por las redes sociales mientras viaja. Y por el talento y porque vivió lejos de Argentina desde chico, se alimentó su devoción por Lionel Messi, a quien el bicampeón mundial de surf lleva en su tabla a todas partes.

A poco de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, justo en el año previo al debut olímpico de su deporte en Tokio 2020, Muñiz aún recuerda su consagración en Tahara, Japón, donde conquistó el título en los World Surfing Games de la ISA. El mismo logro que había conseguido en 2011 en Panamá.

“Fue un momento muy intenso, porque toda la atención estaba puesta en los dos japoneses que por primera vez llegaban a la final. Por eso cuando escuché ni nombre como campeón, volví al sentimiento que tenía cuando era más chico de no entender lo que sucedía. En realidad, estoy aún tratando de asimilar todo, porque Japón siempre fue un lugar donde me fue bien”, analiza.

El festejo en el Lejano Oriente valió por partida triple. Y así lo explica: “Fueron tres celebraciones el mismo día: por el título, por ser mi bicampeonato y por clasificarme a los Juegos Panamericanos”.

Como si fuera un tenista, Muñiz va de aquí para allá por el mundo en pos de un sueño. “Es una vida solitaria. Siempre trato de llegar tres días antes para aclimatarme al huso horario y a la comida de cada sede. Es todo un proceso previo a competir -cuenta-. Hay que estar fuerte mentalmente, porque termina un torneo un domingo y al siguiente comienza el otro. Si no ganás, tenés que mentalizarte rápidamente para el que viene”.

El vínculo de Santiago con la tabla de surf también tuvo su orígenes en su papá. “Él empezó a surfear en Mar del Plata y nos fuimos a vivir a Brasil desde muy chiquitos. El primer objeto de deporte que mi papá me mostró fue la tabla de surf. Cuando iba a la playa, llevaba la tabla para entrenar y la pelota de fútbol como hobbie. Se dio al revés de lo que suele suceder”, rememora con su acento particular en la charla con Clarín.

“Mi papá es muy argento y siempre puso a Argentina en casa como ejemplo de deportistas. Siempre hablamos castellano y no nos hizo perder la lengua”, resume Santiago.

A los 15 años, Santiago tuvo que optar entre su tierra natal y Brasil, su país adoptivo, al que representa Alejo, su hermano mayor. Y Santi eligió a la Argentina.

No menos importante fue la relación que estableció Santiago con Alejo. “Mi hermano fue la pieza fundamental, porque cuando tenés alguien de tu familia que hace lo mismo que vos, la manera en que te ayudás o hablás del tema es es diferente”, asegura.

“En mi desarrollo, mi hermano fue una pieza clave en los entrenamientos, en los viajes y en aprender a competir y a surfear -añade-. Uno cuando es chico siempre quiere ser mejor que el hermano y eso es una forma sana de evolucionar. Si íbamos a un torneo y él ganaba, me quedaba loco porque tenía que ganar también Nos ayuda a ambos a mejorar”.

Y explica: “Cuando te entrenás con alguien de un nivel igual o un poco más alto que el tuyo, eleva tu nivel en todos los aspectos. Él terminó siendo mi hermano más grande y mi papá. Porque desde los 13 años viajábamos solos y él era responsable de mí. Pasé mas tiempo con él que con el resto de mi familia”.

El deseo y las fuerzas están dirigidas ahora hacia un solo objetivo: Lima 2019. “Cuando salí campeón mundial, me dije: ‘Algo está faltando . Y mi técnico, Martín, me avisó: ‘Sí, te clasificaste a los Panamericanos’”.

Se lo nota emocionado y ansioso cuando habla de la cita que comenzará a fines de julio en la capital peruana. “Quiero vivir esa experiencia nueva: estar en la Villa con los demás atletas argentinos, ir a ver sus competencias, alentarlos, que ellos hagan lo mismo conmigo y hasta formar amistades. Será algo lindo”, se ilusiona el marplatense.

Los Panamericanos no son una meta singular para Muñiz. Es que el campeón se clasificará a los Juegos de Tokio 2020, donde el surf hará su debut como deporte olímpico. Y en el mundo de las olas se vive con una gran expectativa e ilusión.

“Quien lo pudo lograr fue el presidente de la ISA, el marplatense Fernando Aguerre, luego de muchos años de sacrificio. La gente habla diferente del surf ahora que es un deporte olímpico. Se lo reconoce de otra manera -confiesa-. Fue una de las noticias más lindas que recibimos todos los que formamos parte del surf. Es un sueño que teníamos desde hace tiempo”.

Santiago Muñiz transforma sus sueños en objetivos y esos objetivos en logros. Se sube a la tabla con Lionel Messi en ella y sale a hacer magia sobre las olas. Y allá va otra vez…

                                   Clarín/Deportes

Compruebe también

Runners que ayudan a Pancitas Llenas, un merendero de La Matanza

La alta competencia deportiva suele estar vinculada, principalmente, a la disciplina profesional que requiere cada …

Golpe al Skate: los Panamericanos no clasificarán a Tokio 2020

El Comité Ejecutivo de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA) decidió de manera unánime dejar al …

Dejanos tu comentario