Inicio / Futbol / River goleó a Racing en Avellaneda tras una gran exhibición

River goleó a Racing en Avellaneda tras una gran exhibición

Los jugadores riverplatenses festejan el gol de Nacho Fernández. Aplastaron al Racing campeón.

De los muchos memorables partidos que tiene el ciclo de Marcelo Gallardo, el que se jugó anoche en Avellaneda tranquilamente puede ubicarse entre los 3 mejores.

Más: nadie podría enojarse si alguien lo postula como el mejor. Porque fue una máquina de fútbol River y pasó por encima a Racing en su cancha, ahí donde hacía 18 juegos que no perdía. Fue una goleada histórica 6-1, con goles hermosos y jugadas de alta calidad, bellas, disfrutables. Fue, además, tan aplastante la superioridad, que los hinchas académicos no supieron si silbar para reprobar o aplaudir para reconocer la diferencia.

Suele decirse que ante grandes equipos los errores se pagan caros. Puede que sea una frase de ocasión, pero para Racing fue realidad pura y dura. Porque River regaló una ráfaga de fútbol y goles y en dos minutos y medio y le dio vuelta el resultado. Fue una maravilla ver correr a River de contra, por la precisión de los pases, por los desmarques a los espacios vacíos y por las definiciones. Anoche, ante un rival duro y de visitante, River demostró en el primer tiempo porqué es uno de los mejores equipos de América.

Había arrancado bien la noche para Racing, más allá de que ahí River se plantó mejor en el inicio. Pero Gonzalo Montiel cometió un error, Alexis Soto robó y Augusto Solari convirtió un golazo. Iban apenas 3 minutos. Se armaba otro partido.

Y ese otro juego que se armaba tendría como protagonista a River y como contragolpeador a Racing. Y así fue. Pero el destino suele ser caprichoso: los tres goles de River fueron de contra.

Volvió a sufrir en las transiciones defensivas Racing, como contra Vélez. River manejaba la pelota y no encontraba huecos. Molesto por lo que veía, Gallardo revoleó un vaso con agua tras una pérdida de Nicolás De La Cruz en la mitad. Todo hasta que apareció la enorme jerarquía. Dudó Iván Pillud entre entrar al área o frenar, la recuperó Enzo Pérez y Exequiel Palacios, de zurda, dejó mano a mano a Rafael Santos Borré, que no falló la definición. Fueron apenas unas segundos desde que recuperó Enzo hasta que festejó el colombiano. Fue un mazazo. Y antes de que reaccione Racing, Borré gritó el segundo. Recuperó Milton Casco ante Zaracho, pase a Palacios, habilitación para Suárez, que le cedió el gol a su compañero de ataque.

A los 35 y a los 36 pegó River. Y también a los 37: De La Cruz agarró nuevamente mal parado al medio académico, tocó para Matías Suárez y el cordobés definió cruzado. Golazo.

El segundo tiempo terminó a los 3 minutos, cuando Leonardo Sigali le pegó un patadón a Suárez y se fue expulsado: 3-1 y con un hombre menos. Intentó Coudet en el entretiempo con los ingresos de Montoya y Marcelo Díaz, pero la roja dejó sin efectos los cambios. Lo que le restaba al partido era observar cuántos goles haría River.

Hizo 6. Pudieron ser más.

Nacho Fernández marcó de penal luego de una falta que Pillud le hizo al zurdo. El ingresado Pratto le sirvió el gol a De La Cruz.

El sexto merece un párrafo aparte, por el golazo y por el protagonista. Necesitaba Scocco un mimo como el de anoche. Volvió a jugar después de 5 meses y regaló un golazo de cabeza que se festejó con fuerza en el banco de River. También adentro. Todos querían el gol de Nacho.

River fue una máquina de presionar. Fue voraz también, por eso metió 6 goles. Recién en loa últimos minutos reguló y guardó algo de piernas para el partido del jueves contra Cerro Porteño por la Copa Libertadores. ¿Acaso tenía mejor manera de llegar River?

                               Maximiliano Uría/Clarín

Compruebe también

San Lorenzo-Boca, un clásico atrapante con los dos buscando la punta

Boca, que comenzó la fecha como líder de la Superliga (Argentinos le arrebató luego ese …

El Rojo visita Tucumán. Completan, Pincha-Patronato y Defensa-Huracán

Cumplió con lo que dijo el entrenador Sebastián Beccacece y borró a Nicolás Domingo y …

Dejanos tu comentario