Inicio / Teatro/Cultura / La Vis Cómica, de Mauricio Kartun, muy buena puesta en el San Martín

La Vis Cómica, de Mauricio Kartun, muy buena puesta en el San Martín

La obra sube a escena de miércoles a domingo a las 20.30.

Toda nueva obra del dramaturgo y director argentino Mauricio Kartun se aguarda con ansia. Más si tomamos en cuenta que desde Terrenal, su última creación, pasaron cinco años. El germen de La vis cómica está en una circunstancia azarosa. Puesto a leer las comedias ejemplares de Cervantes, y seducido por la llamada El coloquio de los perros, ahí está el cimiento del material que acaba de estrenar.

Una compañía teatral española es dirigida por Angulo, el malo (Mario Alarcón), un comediante mediocre, pero pícaro. Lo acompañan su sufrida mujer Toña (Stella Galazzi), el dramaturgo Isidoro (Luis Campos) y la mascota de este último, Berganza (Cutuli), un fiel perro narrador. Juntos recalan en la Buenos Aires colonial, una ciudad en plena gestación.

Con sus ropas raídas por la miseria y el hambre acosándolos, tratan de instalarse en una plaza en la que es difícil contactar a los funcionarios que manejan la cultura y la diversión. Un atajo resulta acercarse al Virrey a través del pregonero ejerciendo todas las artes que la seducción permite para conseguir un conchabo. Como el resultado es funesto, el sibilino Angulo decide aserrar el piso del burócrata, denunciándolo por el mal manejo de los dineros públicos y difamándolo ante sus superiores. Socavando la credibilidad del enemigo será posible conseguir un lugar entre los oropeles de aquella delegación de

la corona hispánica que regía los destinos de la colonia. Sin darse cuenta, se transforma en una especie de Ícaro, ese personaje de la mitología griega que al aproximarse demasiado al sol quema sus alas.

El corolario de la desventura, que no revelaremos, es una gran metáfora de la dicotomía existente entre la figura del artista que depende del poder para subsistir y aquél que es militante hasta el extremo de olvidar sus principios cayendo en el fanatismo.

A lo largo de cinco escenas, un epílogo y dos monólogos, en los que Toña cuenta sus avatares e Isidoro revela sus miedos y ansiedades, Kartun exhibe, una vez más, su poderoso empleo del lenguaje y capacidad para definir con pocos trazos los vericuetos psicológicos de las criaturas que imagina.

Los cuatro intérpretes, muy bien dirigidos por el propio autor, brindan una cátedra de actuación al demostrar los mil matices que alientan sus personajes, aunque sería injusto no destacar, por su histrionismo visceral y la desmesura del rol, a Alarcón. Ante semejante desempeño no cabe otra cosa que caer en la admiración y la imposibilidad de encontrar adjetivos que sirvan para calificar su entrega.

El diseño de vestuario y la escenografía de Gabriela Fernández ofrecen el marco ideal para una puesta despojada y con halo de misterio, favorecidos por la iluminación espléndida de Leandra Rodríguez.

Autor y director: Mauricio Kartun. Con: Mario Alarcón, Cutuli, Luis Campos y Stella Galazzi. Sala: T. San Martín, Av. Corrientes 1530. De miércoles a domingo a las 20.30. $210 y $105 (mierc., día popular).

Jorge Montiel/Clarín

Compruebe también

Aquí Cantó Gardel, con Roberto Carnaghi, en el 25 de Mayo de Villa Urquiza

Muchas son las historias que circulan alrededor de la emblemática figura de Carlos Gardel. La última …

La Academia Sueca salió en defensa de Peter Handke, su Premio Nobel 2019

La Academia Sueca salió en defensa de Peter Handke, Premio Nobel de Literatura 2019, y …

Dejanos tu comentario