Inicio / Vida sana / La NeuroCiencia llegó a Independiente a cargo del Dr. Carlos Gutiérrez

La NeuroCiencia llegó a Independiente a cargo del Dr. Carlos Gutiérrez

El psicólogo fue traído por Lucas Pusineri desde Colombia.

Alexander Barboza está serio. Concentrado. Tiene unos lentes modernos que lo hacen parecer a Cíclope, el personaje de la popular serie animada X-Men, de Marvel. Pero no es un mutante. Ni tampoco le molesta el reflejo del sol, que pega fuerte en el complejo de Independiente en Villa Domínico. A su lado, Cecilio Domínguez parece estar practicando unos malabares de circo con unas pelotas de tenis que lanza y atrapa con sus manos mientras camina con la número cinco en sus pies. No están ensayando para un concurso de talentos, están entrenando sus habilidades cognitivas.

De la mano de Lucas Pusineri, las neurociencias llegaron al plantel profesional del Rojo. Así como Ariel Holan llamó la atención de todos en Avellaneda cuando desplegó su arsenal tecnológico en su desembarco, Pusi no se quedó atrás. No tiene una tropa de drones; la herramienta complementaria a los trabajos futbolísticos, ya sean técnicos y tácticos, en la que se apoya este técnico es el ejercicio de la mente para fortalecer a sus muchachos tanto de la cabeza como del físico.

No es nueva la admiración de Pusineri por su viejo conocido y colega Marcelo Gallardo. De él dice tomar lo bueno para ponerlo en práctica en su carrera. Y así como el Muñeco se apoya en la especialista Sandra Rossi para edificar un River anímicamente poderoso, el ex mediocampista derecho trajo de Colombia a Carlos Gutiérrez, el psicólogo que forma parte de su cuerpo técnico y al que le permite desarrollar un plan de trabajo basado en las neurociencias para reflotar el carácter de un equipo que en 2017 supo dar la vuelta en el Maracaná bajo el lema “Compromiso, actitud e intensidad”.

Todos los días, además de la entrada en calor y de las tareas futbolísticas habituales, los futbolistas del Diablo realizan diferentes ejercicios poco habituales que tienen como objetivo mejorar los tiempos de reacción, la toma de decisiones, el campo visual de la periferia, la coordinación, la memoria a corto, mediano y largo plazo, la concentración y la atención.

“Todo esto se logra a través de las neurociencias”, le cuenta a Clarín, Gutiérrez, psicólogo colombiano especialista en deportes y en neurociencias aplicada al fútbol. Estudió en las Islas Canarias y lo conoció a Pusineri en 2018, en Cúcuta. “El profesor es un convencido total de la importancia del trabajo mental. Él sigue de cerca todo lo que hacemos y a veces hasta se suma para hacer las tareas con los futbolistas”, dice Guti, como todos le llaman en Domínico.

Desde que asumió en enero, Pusi advirtió de la necesidad de recuperar el espíritu de un plantel que viene de varias frustraciones deportivas. Y blanqueó que apelaría a la psicología. Ya lo venía haciendo con buenos resultados en Cúcuta y Deportivo Cali y ahora, tal como hace River y muchos clubes de Europa, lo implementa en su Rojo.

Por eso, no es extraño ver en el medio de una práctica que a un costado de la cancha un grupo de jugadores hacen jueguito con anteojos oscuros puestos. “Son lentes que inhabilitan el campo visual inferior, entonces – detalla Gutiérrez- el jugador debe llevar la mirada siempre al frente mientras transporta el balón.

Se utilizan pelotas sonoras como los que usan los Murciélagos (la selección argentina de no videntes) para que se adapten. Luego, pelotas comunes. El jugador tiene que llevarla sin mirar para abajo. Esto hace que agudice el oído y mejore la senso-percepción en el pie. Al mismo tiempo debe llevar un par de pelotas de tenis en cada mano, que va tirando para arriba para volver a atraparlas. Esto mejora la senso-percepción en el pie y la coordinación”.

Para los arqueros también hay. “Con ellos se trabaja con las llamadas gafas strober, que inhabilitan la visión de manera total durante micromilésimas de segundo. Se apagan y se prenden rápidamente. Esto es para mejorar el cálculo de la distancia y de la velocidad de la pelota”, explica el psicólogo, que le hace un seguimiento personalizado a cada futbolista de Independiente.

También hay ejercicios con luces y sonidos, con pelotas de diferentes tamaños y formas que deben tratar de dominar. “Lo que buscamos es potenciar la habilidad cognitiva y eso se va evidenciando en el terreno de juego”, asegura Guti.

Y profundiza: “Desde que venimos utilizando los lentes, por ejemplo, todo el equipo ha mejorado su campo visual. Eso se pudo evidenciar perfectamente en el partido ante Rosario Central. Si se revisa el video, verán que los chicos en todo momento tenían la mirada al frente, ubicando a sus compañeros y a sus rivales. Muy pocas veces erraron pases. Cuando se tiene una buena perspectiva del compañero los pases tienden a ser más efectivos. El partido del domingo es un ejemplo muy claro: hubo una eficacia del 70 por ciento en los pases”.

En el horizonte aparece la visita al Cilindro de este domingo a las 19.40. Y, en la semana previa, también se hace foco en el clásico para no dejar ningún detalle sin cubrir. “Si bien se lleva un plan de trabajo ya establecido, se refuerzan aspectos como la atención y la concentración en estos días antes del clásico. Se trabaja, además, el manejo emocional para afrontar un partido donde pueden recibir provocaciones tanto del rival como del contexto. Trabajamos para que el efecto de la cancha hostil sea lo más reducido posible”, agrega el psicólogo del Independiente de Pusineri, que quiere que sus dirigidos estén bien de pies a cabeza.

Nahuel Lanzillotta/Clarín

Compruebe también

El entrenamiento de la fuerza mejora al corazón mas que el aeróbico

MADRID, 8 Jul. (Reuters/EP) – Un estudio publicado en la revista ‘Journal of the American …

Pepe Sánchez y un nuevo enfoque para la preparación del deportista de elite

El ex basquetbolista Juan Ignacio “Pepe” Sánchez, integrante de la Generación Dorada del seleccionado argentino, …

Dejanos tu comentario