Inicio / Tenis / La madurez, humildad y grandeza de Rafael Nadal en una muy buena entrevista

La madurez, humildad y grandeza de Rafael Nadal en una muy buena entrevista

El notable tenista español volvió a levantar la copa de Roland Garros por 12° oportunidad.

Un día después de haber levantado por duodécima vez la Copa de los Mosqueteros, sin tiempo para la fiesta ni para digerir su proeza, Rafael Nadal reflexiona sobre el éxito, la vanidad y la superación personal, que lo llevaron a ser uno de los mejores tenistas de todos los tiempos.

Su gesto se ha calmado tras la tensión de dos semanas intensas de competición. Nadal se acomoda en una butaca del hotel donde se hospeda cada año en París, desde su primer triunfo en 2005, y desde donde afrontó el desafío de Roland Garros. Bebe un refresco pese a que aún no desayunó. Habla tranquilo.

-¿Tuvo tiempo de leer las portadas de los diarios?

-No he visto nada, todavía no tuve tiempo. Acostumbro a leer la actualidad y veo cosas que salen de mí, pero no soy un gran seguidor de leer mucho lo que cuentan de mí. Suelo leer titulares y algún artículo en particular, pero no mucho. Ni cuando las cosas van mal ni cuando van muy bien. Más que lo que puedan decir, lo que me produce satisfacción es lo que yo hice. El reconocimiento es una de las cosas más bonitas que uno puede tener. Tengo que agradecer el cariño y el apoyo que me han dado los medios de comunicación, porque siempre se han portado bien conmigo.

-¿Cómo hace uno para no caer en la vanidad?

-Creo que es más fácil caer cuando tienes 19 o 20 años, cuando empiezas. Hay gente a la que le ocurre. Pero con 33 no es momento de caer en esas cosas. Tuve gente alrededor toda mi vida que ha tenido dedicación y me transmitió una educación adecuada para evitarlo. Por suerte, yo también he sido lo suficientemente humilde o respetuoso para escuchar y hacer caso a las personas que me rodeaban.

-¿Esa humildad es la única forma para ganar 12 veces Roland Garros?

-De momento, sí, porque sólo yo lo he hecho. Pero hay muchas maneras de llegar al éxito. No todos los mejores deportistas de la historia son humildes. Seguro que son trabajadores, pero algunos no necesitan ser humildes para triunfar como deportistas. Lo necesario es capacidad de trabajo y dedicación.

-¿Cómo es su relación con el éxito?

-Lo vivo con normalidad. Una de las claves de poder seguir estando donde estoy es no tener grandes picos de felicidad. Ni de sentirme demasiado ni de sentirme demasiado poco cuando las cosas no van de la manera que me gustaría. Creo que mi estado emocional es estable y eso me ayuda a poder enfocar mi vida y mi carrera profesional de una manera coherente y tranquila.

-¿Ayuda a eso no haber abandonado Manacor y no haber tenido las tentaciones de grandes ciudades?

-Me ayudan la educación que he recibido de pequeño y los ejemplos de personas que me rodean.

-Usted dijo que este Roland Garros es especial por la difícil situación que atravesó hace poco más de un mes, a causa de las lesiones. ¿Se siente más orgulloso de la forma en la que supera los malos momentos que de los éxitos que consigue?

-Es que al final el éxito personal es mucho más potente que el éxito profesional. El éxito personal es tener la capacidad de sobreponerse a momentos complicados, tener perseverancia cuando se hace difícil tenerla y tener ilusión y pasión cuando lo más sencillo sería dejar de tenerla. Roland Garros me llena de satisfacción, claro que sí, pero mi gran satisfacción es haber tenido estas últimas cinco semanas la voluntad de tener un cambio de actitud y valorar las pequeñas mejoras. Y lo hice gracias a la ayuda de mi equipo.

-Esos meses, tras la lesión de Indian Wells, ¿fueron su momento más bajo anímicamente?

-No creo que haya sido el momento más bajo. El momento más bajo fue 2005, cuando me diagnosticaron la lesión del pie y me dijeron que quizá no podría volver a jugar al tenis al nivel que lo había hecho. Este año, más que un nivel muy bajo, es que uno se cansa de recibir bofetadas a nivel de lesiones continuadas. No es un tema sólo de actividad profesional. Tener un dolor continuo que no te permite desarrollar una vida agradable durante mucho tiempo… A uno le puede dar un bajón.

-¿Haber superado ese bache le va a dar más fortaleza?

-La fortaleza la tuve siempre. Por eso conseguí lo que conseguí. Pero evidentemente salir de momentos difíciles a uno lo hace fuerte y lo ayuda de cara al futuro a ver las cosas con una ilusión y una perspectiva más positivas.

                   Luis Miguel Pascual/Especial para Clarín

Compruebe también

Pocos ricos y muchos pobres en el tenis. Vasek Pospisil impulsa un cambio

Que el tenis sea uno de los deportes más injustos en el reparto de las …

Habla el 1 del mundo en tenis adaptado, el argentino Gustavo Fernández

El cordobés Gustavo Fernández volvió este lunes al primer puesto del ranking mundial de tenis …

Dejanos tu comentario