Inicio / Basquet / La historia del número 20 de Manu Ginóbili en San Antonio

La historia del número 20 de Manu Ginóbili en San Antonio

El bahiense había usado durante su estelar periplo europeo la número 6.

Durante la historia de la NBA y el básquet en general aparecieron números que se estamparon en el imaginario colectivo de todos los fanáticos de la naranja. El 23 de Michael Jordan, la 33 de Larry Bird, la 24 de Kobe Bryant o el 34 de Shaquille O´neal siguen siendo hasta el día de hoy los más elegido, incluso por los jugadores que comienzan a colarse entre los mejores de cada competencia mundial.

Así como todo tiene un motivo y un porqué, el azar también a veces aparece y rompe los esquemas, los moldes y cada explicación de los metódicos. En este paradigma se ubicó Emanuel Ginóbili al llegar a San Antonio Spurs como un total desconocido. En una liga que respeta mucho a los veteranos, no cualquiera tiene libre albedrío para seleccionar el número que podrá vestir. A excepción de algunos novatos estelares que sí lo tienen permitido, el resto de los jóvenes tienen que conformarse con lo que les toque.

Durante su periplo en Europa, Ginóbili fue considerado el mejor del continente y vestía la seis en el equipo italiano en el que se desempeñaba, el Kinder Bologna. Era una estrella naciente que resignaba protagonismo y dejaba todo para cumplir uno de sus sueños: jugar en la NBA. Pero como se relató previamente, muy pocos novatos pueden elegir el número que usarán en la liga.

Al llegar, el argentino decidió que iba a usar la seis y se lo comunicó a los dirigentes de San Antonio. Sin embargo, desde la alta cúpula le explicaron que ese número había sido recientemente usado por Avery Johnson. Lo curioso es que el norteamericano había sido traspasado a Dallas y nadie tenía en realidad el guarismo. De igual manera, el exterior era uno de los más queridos por la afición y no hubiera sido bien visto que Manu tuviera la 6.

Acto siguiente, Ginóbili debía pensar qué hacer y qué número usar. La decisión no era fácil, ya que la seis lo había acompañado durante toda su estadía en Europa. A pesar de lo complicado que parecía, el zurdo la hizo fácil y, como en la cancha, resolvió rápido y terminó decantándose por el 20 porque simplemente le gustaba cómo se veía.

Como un amor a primera vista, el número 20 lo acompañó durante 16 temporadas y fue testigo fehaciente de sus cuatro campeonatos, tiros ganadores y jugadas espectaculares que quedaron para siempre guardadas en los corazones de todos los que disfrutaron verlo con el balón en sus manos haciendo estragos a cada paso, sin importarle nada, ni quién estaba en frente ni quién detrás.

Ignacio Miranda/basquetplus.com

Compruebe también

Básquet: Roberto Acuña jugará en México la próxima temporada

Otro de los que emigra de la Liga Nacional es Roberto Acuña, quien jugará en …

La palabra de Luca Vildoza, campeón y MVP de la Liga ACB

Está cansado y se le nota. No ha parado de dar entrevistas desde el martes, …

Dejanos tu comentario