Inicio / Futbol / Independiente y Estudiantes volvieron a la victoria. Atlético-Talleres, parda

Independiente y Estudiantes volvieron a la victoria. Atlético-Talleres, parda

El festejo rojo de una victoria imprescindible.

Independiente puso fin a una racha de cinco partidos sin triunfos (tres empates y dos derrotas) al imponerse anoche ante Unión por 2-1 como local. Con este resultado, los dirigidos por Ariel Holan se acercaron a puestos de Copa Libertadores, mientras que los de Leonardo Madelón cortaron un invicto de tres encuentros.

Tras el pálido empate sin goles ante San Lorenzo en la última fecha, Holan le quiso imprimir cierta frescura a los suyos con los ingresos en ataque de Gonzalo Verón y Cecilio Domínguez, quien hacía su presentación en el Rojo tras convertirse durante este receso en la compra más cara de la historia del club (pagó seis millones de dólares por el 70 por ciento de su pase a América de México). Y el paraguayo aportó pinceladas en el inicio dominador del elenco local, que se adueñó de la pelota como siempre.

Sin embargo, ese alentador arranque de los de Avellaneda se topó con el infortunio a los 18, cuando un despeje de Fabricio Bustos dentro del área dio en la cara de Bruno Pittón y fue a parar al fondo de la red. Entre risas y dolor, el mayor de los hermanos festejaba lo que era el curioso 1-0 santafesino, quienes no habían hecho demasiados méritos por el momento.

El gol distrajo al dueño de casa, que empezó a enfocarse en el arbitraje de la mano de Pablo Pérez, quien tras dos partidos jugados desde su llegada recibió su primera amarilla. Por su parte, Unión iba de menor a mayor y lograba exhibir su aceitado funcionamiento defensivo. Pero parecía que era el partido de los goles raros porque, a los 41, un centro de Bustos por derecha se convirtió en el 1-1 cuando Gómez Andrade intentó despejar y la mandó en valla propia.

En la segunda parte, Independiente volvió a ser protagonista ante un Unión que con el correr de los minutos se mostraba más conforme con el punto de visitante. El primer aviso lo dio el uruguayo Gastón Silva, con un terrible tiro libre de zurda que obligó a una gran respuesta de Nereo Fernández. Pero recién a los 74 el Rojo pudo ponerse en ventaja. Tras un córner de Unión, Campaña salió rápido y nació una contra muy bien manejada por Domínguez –el mejor de los suyos– quien habilitó al ingresado Pablo Hernández, víctima de una infracción en el área. Del penal se hizo cargo el también ingresado Fernando Gaibor, quien definió con tranquilidad para poner el 2-1 final y brindarle, justamente eso, a un necesitado Holan.

Jonatan Schunke festeja su conquista que le valió el triunfo al Pincha, tras siete partidos.

Con poquito, agradeciendo la falta de puntería de Gabriel Compagnucci, que falló su tiro al arco en la última jugada, Estudiantes cortó su malaria de siete partidos sin ganar y frenó el envión goleador de Patronato, que venía de meter 9 goles en tres partidos.

Un triunfo flaco, balsámico, que sirve para disipar las dudas, que calma los nervios y devuelve un poco de tranquilidad.

Patronato casi salva la ropa jugando con un hombre menos más de 60 minutos –bruta infracción de Federico Bravo al Chapu Braña lejos de su arco- el día que el Pincha volvió a jugar en La Plata tras 261 días de ausencia en el Estadio Unico.

Estudiantes le marcó la cancha a los entrerrianos jugando recto, apretando en la franja media, en donde Braña fue jefe y Enzo Kalinski, su secretario. Y después, desde las bandas, el Pincha soltó al uruguayo Manuel Castro que ayer, desde la izquierda, penetró en la última fila visitante con llamativa peligrosidad.

Si bien la ejecución de Nahuel Estévez desde un córner fue perfecta, no menos acertado fue el frentazo goleador de Schunke –lo descuidó Dylan Gissi al saltar-. Y desde allí hasta el final del primer capítulo fue todo del local. Pelota y cancha. Iban 25 minutos y el asedio era casi permanente.

Un punto de inflexión en el trámite se dio 10 minutos después del gol, cuando el árbitro debutante Leandro Rey Hilfer no cobró pelota fuera y sa- que de meta a una recuperación en el área de Schunke que derivó en el penal que magistralmente le sacó Sebastián Bértoli a Estévez.

En la parte complementaria, contrariamente a lo que todos suponían, Estudiantes bajó un cambio. Y más que eso: retrocedió en el campo. Extraño comportamiento colectivo y táctico, porque nunca supo aprovechar el jugador de más del que dispuso en buena parte del juego.

Germán Berterame, movedizo, inteligente para trabajar en los cortos espacios que dejaban los centrales locales, tuvo un par de chances claras para nivelar el resultado. También es cierto que el veterano Bértoli – 41 años- sacó dos pelotas clave y dejó viva la chance de la merecida igualdad.

Estudiantes tenía que ganar y, sin sobrarle absolutamente nada, lo hizo. Tres puntos que a la hora del conteo final serán diamantes.

                         Mario Rueda/Clarín

El equipo de Zielinski está sintiendo la falta del Pulga Rodríguez, no pudo con los suplentes de Talleres.

Atlético Tucumán igualó anoche sin goles ante una formación alternativa de Talleres como local y sigue cediendo terreno en la carrera por el título. A pesar de cuidar a la mayoría de sus titulares para el cotejo del miércoles con San Pablo, en Brasil, por la Copa Libertadores (la ida fue 2-0 para los cordobeses), los de Juan Vojvoda dejaron una mejor imagen que los de Ricardo Zielinski, que quedaron a diez puntos del líder Racing.

El encuentro disputado en el Monumental José Fierro ofreció un gran despliegue físico de ambos equipos pero pocas emociones y, en ese contexto, los cordobeses contaron con las mejores chances para desnivelar, aunque no pudieron concretarlas. La primera aproximación de riesgo la tuvo a los 14 minutos Diego Valoyes, quien no alcanzó a rematar con fuerza, pese a estar en soledad a la salida de un tiro libre. La respuesta local llegó a los 35, con un disparo desde lejos de David Barbona, que Mauricio Caranta –quien no atajaba desde fines de 2017– alcanzó a desviar y luego Mauro Matos no pudo sacar provecho en el rebote.

En el segundo tiempo, Atlético lo tuvo a los 53 cuando apareció Andrés Lamas con un cabezazo apenas desviado, mientras que luego Barbona estuvo muy cerca con un tiro libre apenas desviado. Pero más allá de estas jugadas, que generaron algo de zozobra, Talleres siguió firme atrás desde la voz de mando del experimentado capitán Javier Gandolfi, el hombre más destacado de la noche. Cerca del final, Cristian Lucchetti salvó al local ante un zurdazo del ingresado Juan Ramírez, una de las figuras en la ida contra San Pablo de la T, que anoche se lleva casi de arremetida un gran triunfo de Tucumán.

 

Compruebe también

Gimnasia, Tigre y Unión avanzaron en la Copa de la Superliga

Por la revancha de la ronda inicial de la Copa de la Superliga, Gimnasia sorprendió …

Argentinos le empató a Independiente y lo sacó de la Copa de la Superliga

Argentinos Juniors pasó a la fase siguiente de la Copa de la Superliga al empatar …

Dejanos tu comentario