Inicio / Automovilismo / Falleció Niki Lauda, el austríaco tricampeón mundial y leyenda

Falleció Niki Lauda, el austríaco tricampeón mundial y leyenda

Lauda ejercía actualmente funciones directivas en el equipo Mercedes de F1.

Su nombre aparece en las páginas gloriosas del automovilismo. Andreas Nikolaus Lauda, o simplemente Niki, murió ayer los 70 años en Austria. “Falleció en paz, rodeado de su familia”, confirmaron allegados. Fue tricampeón mundial de la F1 y uno de los pilotos más importantes en la historia de la máxima categoría.

Nacido en Viena el 22 de febrero de 1949, Lauda debió desafiar a su familia para convertirse en piloto. Sus padres no querían que se dedicara al automovilismo y dejara su incipiente carrera como hombre de negocios, para seguir el legado familiar, que incluía banqueros y financistas. Pero a Niki lo apasionaban los autos: sabía de mecánica y tenía la ambición de ser el mejor. Su apellido, sin embargo, le iba a servir de ayuda.

“En 1972 logré entrar en la F1, tras acordar con March un patrocinio de 250.000 dólares, una fortuna entonces. Los patrocinadores no cumplieron y tuve que pedir un préstamo a un banco, aprovechando el nombre de mi familia, de buena posición en el mundo industrial”, recordó Lauda en alguna entrevista.

Sus temporadas en March (entre F2 y F1) no fueron como las soñaba: el auto no le permitió mostrar su potencial en la pista. Además, como segundo piloto, el monoplaza más rendidor se lo quedaba el sueco Ronnie Peterson. Por eso, su salida estaba anunciada; en 1973 pasó al British Racing Motors (BRM) donde tuvo como compañero a un hombre que le cambió su futuro. Era Clay Regazzoni, quien lo recomendó a Ferrari.

Un Lauda incrédulo atendió el llamado de Luca de Montezemolo para ser piloto de Ferrari. Y Lauda fue el encargado de devolverle la gloria a la escudería, tras una década sin títulos después de aquel conseguido por el británico John Surtees en 1964.

En 1975, en su segundo año en Italia, Lauda ganó cinco Grandes Premios (Mónaco, Bélgica, Suecia, Francia y Estados Unidos) y le sacó 19,5 puntos al brasileño Emerson Fittipaldi, el campeón defensor, para quedarse con su primer título en la F1.

Estaba en el mejor momento de su carrera cuando protagonizó uno de los accidentes más terribles del automovilismo en el mundo. El 1° de agosto de 1976, la lluvia había afectado el circuito de Nürburgring pero, al comenzar el Gran Premio de Alemania, los 22 kilómetros de la pista estaban secos y por eso varios pilotos cambiaron de neumáticos durante la competencia. En la segunda vuelta, después de la curva Berwerk,La Ferrari 312T2 impactó contra el muro. Volvió a la pista envuelto en fuego y fue chocado por el auto del estadounidense Brett Lunger. La imagen paralizaba al mundo, mientras el piloto Arturo Mezario trataba de sacar del auto a un Lauda inconsciente.

Rápidamente, Lauda fue trasladado al hospital de Mannheim, donde incluso esa misma noche recibió la extremaunción. Pero el austríaco sobrevivió y seis semanas después volvió a correr.

Aunque Ferrari había contratado al argentino Carlos Reutemann para reemplazarlo durante su recuperación, Lauda solo se perdió las citas de Austria y Holanda. Apenas 41 días después del accidente, y pese a los dolores que le representaba ponerse el caso por las graves quemaduras sufridas en su cabeza, se presentó en Monza para participar del GP de Italia; llegó cuarto.

El accidente de Lauda le permitió a James Hunt darle pelea en la lucha por el título: ganó en aquella final de Alemania y luego en Holanda, Canadá y Estados Unidos. Sin embargo, el austríaco fue quien llegó a la última fecha en Japón como el líder del campeonato, con tres puntos de ventaja sobre el inglés.

La lluvia, como en aquella jornada en Nürburgring, se presentó en Fuji. La reunión de los pilotos, muchos atemorizados por salir a correr en esas condiciones, no prosperó y la presión fue más fuerte: la final se corrió igual.

Fittipaldi fue uno de los primeros en abandonar: “No se puede correr así”, dijo. En la segunda vuelta, quien le puso un freno a la competencia fue Lauda, cuando marchaba 16° y no podía ver lo que pasaba delante suyo por la lluvia. “En la vida hay cosas más importantes que un título de Fórmula 1”, cuentan que le dijo a Mauro Forghieri, director técnico de Ferrari. Ese abandono le costó su segunda estrella: Hunt, con un tercer puesto se llevó ese título por apenas un punto de diferencia.

Lauda no se desplomó. Tras aquel subcampeonato, llegó su segundo título. En 1977, su temperamento frío y calculador se adueñó de él; no necesitaba apretar el acelerador a fondo, sacaba ventaja previendo los errores ajenos y sacando ventajas de su Ferrari. Así, logró el título a dos carreras del final, con el cuarto puesto en el GP de Estados Unidos. La relación con Enzo Ferrari no era la mejor y por la tensión que había en el equipo, el austríaco decide no presentarse en Canadá ni Japón. Luego, anunció que ya no tenía motivación para seguir en la escudería italiana.

Entonces, se llevó el 1 al equipo Brabham, donde solo ganó dos carreras en 1978. En 1979, con 30 años, se retiró y se dedicó a compañía de vuelos chárter Lauda Air. Ese tiempo sabático duró dos años hasta que McLaren lo convenció para volver en 1982 y dos años después conquistó su ter

cer título. En 1984, Lauda fue campeón de la Fórmula 1 con apenas medio punto de ventaja sobre Alain Prost. Ganó las carreras de Sudáfrica, Francia, Gran Bretaña, Austria e Italia. Aunque el francés, compañero suyo en McLaren, luchó hasta el final, las victorias en el GP de Europa y en el de Portugal no alcanzaron. Y Lauda no le dio revancha.

En 1985 anunció su retiro de la actividad y retomó sus negocios en la aviación comercial. Con el tiempo, Austrian Airlines absorbió Lauda Air y en 2003 se unió con Air Berlin para fundar la low cost Niki.

Los problemas de salud por aquel accidente en Alemania no tardaron en aparecer. Sus pulmones rápidamente presentaron queja por los gases tóxicos que respiró en 1976.

En agosto de 2018 había tenido un trasplante de pulmón y recibió el alta en octubre. Antes, se realizó dos trasplantes de riñón; fueron en 1997 y 2015, cuando su novia Birgit, con la que se casó, le donó uno.

También intentó a través de cuatro operaciones hacerse trasplantes de piel: pero su sistema rechazó cada uno de ellos y Lauda ya no quiso volver a intentarlo y adoptó su característica gorra roja para ocultar las cicatrices de su cabeza.

Volvió a acercarse a la categoría con Mercedes, que lo convocó como director no ejecutivo en 2012, con una participación del 10 % en el accionariado del equipo y un contrato que regía hast 2020.

Como piloto, participó 11 años en la Fórmula 1, en los que cosechó 25 victorias en Grandes Premios, tres títulos mundiales, un retiro inconcluso y un accidente que estuvo a punto de costarle la vida.

Pero todo eso lo convirtió en uno de los íconos del automovilismo, que hoy llora su muerte.

                  Sabrina Faija/Clarín

Compruebe también

El Toyota 7 de Pechito López partirá en la pole de las 24 Horas de Le Mans

Mañana, a las 10:00 de la Argentina, se pondrá en marcha una nueva edición de …

El STC 2000 adopta los lastres a partir de la próxima carrera en Paraná

La superioridad marcada por Renault, y en menor medida por Toyota, durante las primeras fechas …

Dejanos tu comentario