Inicio / Vida sana / El entrenamiento interválico de alta intensidad mejora la función contráctil del ventrículo izquierdo

El entrenamiento interválico de alta intensidad mejora la función contráctil del ventrículo izquierdo

Entrenamiento Hiit (Mel Alderete)

La mejora de la contractilidad miocárdica es una adaptación circulatoria crítica al entrenamiento; sin embargo, las modalidades de ejercicio que mejoran la contractilidad del ventrículo izquierdo (LV) y la función diastólica no ha sido bien establecido. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Huang y col, 2019; Med Sci Sports Exerc 21-feb; doi: 10.1249/MSS.0000000000001931) cuyo objetivo fue investigar como el entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) y el continuo de moderada intensidad (MICT) influyen en la mecánica del ventrículo izquierdo durante el ejercicio. Participaron 54 sujetos sanos sedentarios que fueron asignados aleatoriamente a un grupo de entrenamiento HIIT (intervalos de 3 min al 40% y 80% VO2max) o a MICT (60% VO2max). Los entrenamientos se llevaron a cabo durante 30 min/día, 5 días/semana, 6 semanas. El grupo control no entrenó. Las mediciones correspondientes a la mecánica del ventrículo izquierdo se efectuaron mediante ecocardiografía en bicicleta semitumbada. Los resultados mostraron que el HIIT, pero no el MICT indujo hipertrofia miocárdica excéntrica. EL HIIT mejoró la mecánica del ventrículo izquierdo durante el ejercicio incrementando las funciones contráctiles y diastólicas.

El HIIT ha mostrado adaptaciones musculoesqueléticas y vasculares de manera consistente, pero las adaptaciones cardiacas son menos evidentes. Este estudio muestra mejora de la contractilidad y de la función sistólica, que son la base de mejora del gasto cardiaco, es decir, el principal indicador de la función del corazón. Estas adaptaciones se han observado en personas sanas de hábitos sedentarios, pero falta saber si las mismas se pueden dar en deportistas ya adaptados o en pacientes con patologías que se asocian a insuficiencia cardiaca. Es tentador generalizar adaptaciones con datos provenientes de una población sana sedentaria, pero hemos de ser prudentes para saber hasta que punto esto se consigue en los dos extremos de la capacidad funcional cardiaca: entrenados y pacientes.

Compruebe también

Estudio confirmó que el Apple Watch puede detectar problemas de salud relacionados con el corazón

El Apple Watch pudo detectar frecuencias de pulso cardíaco irregulares que podrían indicar a quienes presentan algún síntoma fuera …

Proteinas y Fuerza

Recientemente se ha publicado una interesante revisión (Trommelen y col, 2019; Sports Med 18-jun; doi: …

Dejanos tu comentario