Inicio / Teatro/Cultura / El Enfermo Imaginario sube a la Martín Coronado. Habla Michel Didym, su director

El Enfermo Imaginario sube a la Martín Coronado. Habla Michel Didym, su director

La obra del dramaturgo francés Moliére se podra ver a un costo muy accesible en el San Martín.

El culto al cuerpo y la obsesión por el dinero son dos de los temas que atraviesan uno de los textos más importantes del teatro occidental, El enfermo imaginario, del dramaturgo francés Molière. “No hay nada más actual que estos temas”, dice su compatriota, el director Michel Didym, sobre este clásico estrenado en 1673. Con su propia compañía, el Centre Dramatique National Nancy – Lorraine, La Manufacture, Didym subirá mañana su versión al escenario de la Sala Martín Coronado del Teatro San Martín.

“Encendemos la tele y aparecen los cuerpos y el dinero, constantemente. Puede ser desde la belleza o desde el fútbol, y siempre mezclados con los negocios. Hoy a la gente se la juzga por el dinero que tiene. En El enfermo… se trata ese tema y por eso es su indudable vigencia”.

El protagonista, Argán, que está enfermo, quiere acercarse a la alta burguesía, pertenecer. “Cuando Molière escribe esta obra está en su plenitud, trabajando para el rey, en Versailles. Es una comedia ballet que une teatro, canto y danza y yo quise conservar eso”.

Según Didym, Molière también era un adelantado en cuanto a su visión feminista, por lo menos, en esta obra. “Una mujer, la criada Antoinette, es la que resuelve todo. El único poder que tiene ella es el de su inteligencia. Y gracias a eso, se logran cambiar las cosas. Los personajes de las hijas también son muy inteligentes. Esta historia muestra que el amor te da inteligencia porque, desde que una de las hijas se enamora, logra su objetivo”.

Lo que hace Molière al hablar de la enfermedad es tratar un tema que simboliza el miedo. “Todo el mundo le tiene miedo a la muerte. Y la gente es capaz de cualquier cosa para combatir eso. La medicina ha hecho grandes avances, pero los médicos ¿avanzaron a la par?”, dice. “Hay médicos extraordinarios pero hay muchos que sólo están pensando en el dinero mientras el enfermo le deposita toda su confianza”.

El director puede dar cuenta de esto en carne propia. Luego de transitar una enfermedad que lo tuvo internado en un hospital, Didym redescubrió la potencia de este texto. “Me lo trajeron un día, lo releí, me hizo reír mucho y lo compartí con los otros enfermos”, asegura. Lo marcó tanto que, una vez recuperado, decidió hacer su versión de la obra. Fue su primera incursión en un clásico ya que hace 30 años se dedica a textos contemporáneos. “Cuando estás un poquito enfermo, si te tomás un tiempo, te podés curar. El problema es la impaciencia. La gente quiere curarse ya. Entonces, a veces es el remedio lo que mata al enfermo, no la enfermedad”, dice. “Una de las ideas de Molière es que, cuando estás enfermo, tenés que estar en buen estado de salud, para soportar la enfermedad y los tratamientos. En todo eso radica la modernidad de la obra”. Habitué de Buenos Aires e interesado en el teatro argentino, Didym además dirige hace años, el festival La Mousson d’eté, cerca de París.

                   Sandra Commisso/Clarín

Compruebe también

Imperdible: Potestad, de Eduardo Pavlovsky, dirigida por Norman Briski con gran interpretación de María Onetto

Por varias razones, la que estrenó recientemente en la sala Caras y Caretas no es …

Murió el periodista Sergio Gendler

Dueño de una extensa trayectoria en diversos medios televisivos y radiales, Sergio Gendler murió a …

Dejanos tu comentario