Inicio / Tenis / Djokovic-Nadal-Federer. ¿Quién podrá desbancarlos?

Djokovic-Nadal-Federer. ¿Quién podrá desbancarlos?

Nadal ganó el US Open y quedó a un Grand Slam de Roger Federer.

“Los veo el año que viene”, dijo Rafael Nadal tras ganar su cuarto US Open, que dejó claro que aún no ha terminado su era ni tampoco la del Big 3. El español, número dos del mundo a los 33 años, se impuso al joven Daniil Medvedev, de 23 e integrante de la nueva generación de tenistas que espera recibir el testigo de los tres jefes del tenis: Novak Djokovic, Roger Federer y el mallorquín.

“Espero jugar por muchos más años”, dijo Nole al abandonar el torneo por lesión. “Volveré”, sentenció Federer tras ser eliminado. El trío de “veteranos” no da tregua en el tenis mundial.

El Big 3 ha dominado como ninguna otra generación en el tenis, ya sea que se piense en los 60 con Roy Emerson, que dejó el récord de Grand Slams en 12, o en la era dominada en los 90 por los estadounidenses Andre Agassi y Pete Sampras, cuyos 14 títulos “grandes” se convirtieron en el nuevo estándar.

Nadal, Djokovic y Federer han ganado 55 de los últimos 66 Grand Slams, con 11 consecutivos, incluido el US Open del domingo, que quedó en manos de Nadal en una épica batalla a cinco sets, que por poco se le escapa de las manos.

Nadal tiene 12 Roland Garros, Federer tiene ocho Wimbledon y seis Abiertos de Australia, y Djokovic tiene siete títulos australianos y cinco ingleses.

Desde que Federer ganó su primer Slam, que fundó la nueva era, en el Wimbledon de 2003, sólo cinco grandes finales se han disputado sin la participación del suizo, el serbio o el español.

“Estos tres chicos son leyendas. La forma como juegan al tenis es increíble. Cuando estás allá afuera, tácticamente es más difícil que ante cualquier otro jugador”, dijo Medvedev, el primer ruso que llegó a la final del US Open desde que Marat Safin ganó en 2005 y tuvo una temporada de verano fantástico en Estados Unidos.

¿Qué pasa con la nueva generación? Hay estrellas en formación, lideradas ahora por Medvedev, que ocupa la cuarta posición en el ranking mundial, o el austríaco Dominic Thiem, de 25 años, que perdió las últimas dos finales de Roland Garros. Están el alemán Alexander Zverev (22) y el griego Stefanos Tsitsipas (21) también están escalando hacia al tope.

Pero el muro levantado en el número tres ha sido difícil de derrumbar.

“Todos nosotros estamos luchando para tratar de hacer esta transición” a la nueva generación de tenistas, dijo Medvedev después de la derrota. “Ha sido muy difícil por estos tipos que juegan demasiado bien al tenis. Es asombroso. Es muy difícil ganarles y hasta sacarles un set. Ganar cada juego es duro. Estamos haciendo nuestro mejor trabajo para lograrlo algún día”, sentenció.

Nadal dijo que “hace tiempo que está en camino” la transición a la nueva era de tenistas. “Lo que pasa es que nosotros también seguimos aquí, eso es todo. Seguimos luchando por las cosas que nos ilusionan y el tenis, el físico y la cabeza de momento nos responden”.

Y el US Open que Nadal, gracias en buena parte a la fortaleza mental que le da la experiencia, se anotó el domingo es prueba de que el paso de mando tomará aún tiempo.

La transición femenina parece estar en una marcha más rápida, con cada derrota de la veterana Serena Williams, esta vez por Bianca Andreescu, de 19 años.

“Espero poder jugar por muchos más años. No veo el final de mi carrera a la vuelta de la esquina. Ahora es un tema de mantener mi cuerpo y mente en forma”, indicó Djokovic, de 32 años, mientras que Federer, de 38, dijo no tener una “bola de cristal”, pero espera seguir compitiendo.

Nadal se puso a uno del récord de 20 Grand Slams que tiene Federer y le sigue Djokovic con 16. Sólo ellos tres pueden batir esas cifras… por ahora.

“Siempre he dicho que me gustaría ser el que gane más, pero no estoy pensando en eso cuando me entreno o cuando no estoy jugando. Practico porque amo jugar al tenis y no puedo pensar sólo en Grand Slams porque el tenis es más que Grand Slams”, señaló Nadal.

Ya en Manacor, para recuperarse del desgaste físico, concluyó: “Juego porque me hace feliz. La victoria me hace feliz. Me honra ser parte de esta batalla”. Se nota en cada partido. Se notó el domingo en la final del Abierto de Estados Unidos. Y toma nota la nueva generación sobre lo complicado que será desplazar el Big 3.

                      Clarín/Deportes

Compruebe también

Con Delbonis y Mayer empieza el challenger de Buenos Aires en el Racket Club

Si bien Argentina cuenta con dos torneos de nivel ATP -el Argentina Open y el …

La ATP Cup será el Supertorneo por países que iniciará el tour 2020

La acción de la temporada 2020 en el circuito tenístico se pondrá en marcha con …

Dejanos tu comentario