Inicio / Tenis / Diego Schwartzman compartió jornada y tenis con Los Espartanos

Diego Schwartzman compartió jornada y tenis con Los Espartanos

Los Espartanos, el equipo de rugby de la Unidad Penitenciaria de San Martín, se animaron a jugar con el Peque.

Los altos muros, el alambrado que se extiende casi eternamente sobre ellos, los gruesos y aparentemente inviolables portones, los candados, los guardias de miradas impenetrables con armas largas entre sus manos, el gris monocromático. Todo eso se esfuma lentamente de la vista, como si se tratara de una bruma que se retira, tímida, cuando se llega a la cancha de césped sintético del Pabellón número 7 de la Unidad 48, en el complejo penitenciario de San Martín.

Allí, a cielo abierto, con el paredón que acompaña decorado con el escudo de los Espartanos, el equipo de rugby conformado por reclusos, se respira otro aire por culpa del -o gracias al- deporte. Y hasta ahí llega Diego Schwartzman, para que los presos cambien por al menos un rato la pelota ovalada por la pelotita amarilla fluorescente.

“Pensábamos que eras más grande”, le tiran al Peque que, no por haber escuchado millones de chistes sobre su altura, deja de reírse. Pero lo reciben con suntuosos aplausos. La gente de Fila, empresa que patrocina y viste al segundo mejor argentino del ranking (24° del mundo), le reparte remeras a los habituales rugbiers para que luzcan como verdaderos tenistas. En contrapartida, uno de los jugadores del equipo (cuyo nombre se resguarda por cuestiones judiciales) le da al dueño de la raqueta una prenda de Espartanos, que Schwartzman no se quitará en todo lo que queda de la visita.

Con los flejes y redes que los muchachos suelen usar para el fútbol tenis, se van armando las colas para pelotear con el tenista. Después de las palabras de bienvenida de Eduardo Coco Oderigo, ideólogo y entrenador del equipo, y una vez que todos ya más o menos pueden establecer un buen ritmo, llega la hora de jugar un par de puntos. De un lado, Schwartzman y un acompañante de turno; del otro, Francisco Cerúndolo, uno de los jóvenes talentos del país, junto a otro de los reclusos.

Drive va, revés viene, los reclusos cuentan que el deporte les cambió la vida y les brindó, sobre todo, oportunidades. Además de valores que los ayudaron a bajar el índice de reincidencia del 91 al 5%. Los que salen, hoy ya casi no vuelven, como sucedía antes permanentemente.

Uno de esos casos es el de Marcelo, de 33 años y uno de los dos autorizados a ofrecer su testimonio. Segunda línea del equipo de rugby, juega hace dos años y sigue formando parte del equipo pese a que ya está fuera de la prisión. “La visita del Peque es como un día más de libertad, hace sentir a los chicos como que están afuera, porque no tienen una chance así todos los días. Los ejemplos que nos cuentan los deportistas como él nos hacen bien, nos ayudan a superar la vida que llevábamos y a poder cambiar para progresar y salir de acá como mejores personas”, asegura.

Jonathan no cuenta con la misma suerte. Todavía tacha los días hasta que se cumpla su condena: le faltan cuatro años de los doce a los que fue sentenciado. Es, a los 31 años, el capitán del equipo por decisión del entrenador y de sus compañeros. “Yo jugaba al fútbol, pasé por inferiores de Chacarita, Argentinos y Platense, pero no se me dieron las cosas y caí en lo mismo que muchos chicos que viven en situaciones precarias. Pero el deporte me devolvió mucho, principalmente a mi hijo”, relata emocionado. Su nene puede ir a verlo en alguno de los 15 partidos que sale a jugar, ya que no puede ir a visitarlo al penal.

Schwartzman pisó una cárcel por primera vez y también se fue feliz: “Conocí la propuesta hace un par de semanas y acepté enseguida. Me gustó interactuar, escuchar sus historias y sus realidades. Está a la vista lo importante que esto es y cómo los ayuda a reinsertarse. Es un proyecto hermoso y sirve mucho que tanto yo como cualquier deportista pueda venir a dar una mano”.

                         Matías Calomarde/Clarín

Compruebe también

Perdió Leonardo Mayer en Hamburgo. Hoy juegan Lóndero y Delbonis

El argentino Leonardo Mayer (60 del ranking) quedó eliminado este lunes en la primera ronda …

Juan Ignacio Lóndero cayó 7-6 y 6-4 con Nicolás Jarry en la final de Bastad

Una camiseta azul a tono con sus zapatillas, short, medias y muñequeras negras fue el outfitque …

Dejanos tu comentario