Inicio / Teatro/Cultura / Comenzó la nueva temporada de Danza Contemporánea en el San Martín

Comenzó la nueva temporada de Danza Contemporánea en el San Martín

El Carbonero y Mirame, Estoy dejando de Ser Yo son las dos puestas que ofrece el recinto de Av. Corrientes al 1500.

“El carbonero” (L. Cuello) y ”Mirame, estoy dejando de ser yo” (A. Servera). Funciones: martes a las 17.30, jueves a las 14 y sábados y domingos a las 16. Hasta el 1º de junio. Teatro: San Martín, Av. Corrientes 1530. El Ballet Contemporáneo del San Martín, que codirigen Andrea Chinetti y Miguel Elías, inició su temporada con un programa doble compuesto por El carbonero, de Leonardo Cuello, y Mirame, estoy dejando de ser yo, de Andrea Servera, cada uno con una perspectiva radicalmente diferente; sin embargo, una afinidad, aunque mínima, podría encontrarse en el hecho de que las dos obras se nutren de elementos de la cultura popular.

Es cierto que el término abarca algo tan vasto y complejo que aquí sería apenas suficiente para comprender la obra de Cuello a partir del lenguaje del tango que tan bien utiliza, y en la de Servera por su conexión con la música y el baile pop, su mundo en el último tiempo. Mirame… reserva para la última parte de su desarrollo ese carácter de baile social. Antes expone secuencias individuales o colectivas de los bailarines…

Pero cuando aparece en escena el grupo pop Bife, todo deriva en una especie de fiesta juvenil. Los bailarines terminan bajando a la platea y una buena parte de los espectadores los acompañan. Andrea Servera contó con colaboradores muy consustanciados con esta propuesta, como Luciana Quartaruolo, Marianela Fasce en la escenografía y Vicki Otero en el vestuario.

El carbonero, inspirado en la figura de Benito Quinquela Martín, permitió a Leonardo Cuello poner en escena ese mundo del puerto y la gente humilde que el pintor de La Boca reflejó en su obra.

Eligió cuatro protagonistas: el propio Quinquela, a cargo de ese fantástico intérprete que es Rodrigo Etelechea, aunque tiene que luchar un poco con cierta imprecisión del personaje; Daniela López, haciendo maravillosamente el rol de la madre adoptiva de Benito; Boris Pereyra, como el recio padre adoptivo, e Ivana Santaella, sutilísima encarnando a la madre auténtica que Cuello concibió como una figura fantasmal.

Leonardo Cuello es un gran puestista y su recreación del puerto y de los trabajadores es estupenda. También ha logrado que los integrantes del Ballet Contemporáneo bailen muy bien tango, un lenguaje que no forma parte de sus técnicas de danza habituales. Pero ciertamente, es una compañía de una enorme ductilidad y muchísimos recursos, y este es sin duda uno de los grandes méritos del programa.

                          Laura Falcoff/Clarín

Compruebe también

El Dr. Fausto, por La Banda de la Risa, en el Picadero para toda la familia

Cuatro payasos sobre un escenario despojado crean la maravillosa ilusión de sumergir al espectador en …

Libros del Pasaje celebra sus 15 años de vida con actividades, talleres y cierre musical

Cinco años antes de que lo fusilaran y lo arrojaran a una fosa común, el …

Dejanos tu comentario