Inicio / Combate / Castaño ganó con autoridad y va por más. Canelo noqueó a Kovalev

Castaño ganó con autoridad y va por más. Canelo noqueó a Kovalev

El argentino conecta una poderosa derecha sobre Omotoso. Hizo una gran pelea.

El boxeo argentino vivió una noche histórica en los Estados Unidos. Hacía 44 años, desde que en 1975 Carlos Monzón, Víctor Galíndez y Jorge Ahumada compartieron la misma cartelera en el Madison Square Garden de Nueva York, que dos peleadores nacionales no protagonizaban las peleas principales de una velada que además fue emitida a todo el país por cable abierto. En la madrugada del domingo y sobre el ring del MGM National Harbor de Oxon Hills en el estado de Maryland, Brian Castaño y Jesús Cuellar, dos ex campeones del mundo, tuvieron ese privilegio. Y la suerte fue diversa. Castaño venció por nocaut técnico en el comienzo del 6ª asalto al nigeriano Wale Omatoso y se posicionó para una probable pelea por un título de los superwelters en 2020, En cambio, Cuellar perdió por la misma vía en dos rounds ante el dominicano Javier Fortuna y acaso haya cerrado definitivamente su campaña en el primer nivel del pugilismo mundial.

Castaño apostó todo su futuro. Y salió robustecido. Había abandonado su corona de la Asociación para no volver a enfrentar en Francia al marfileño Michael Soro y eligió regresar a los primeros planos por el camino más escarpado. Su manager, Sebastián Contursi, logró que el espacio Premier Boxing Champions lo programe como fondista en el canal Fox Sports 1 ante un rival áspero y duro como Omotoso. Y Castaño (69,663 kg) dio la talla. Atacó a ritmo sostenido, pero sin desbordes, durante los 15 minutos que duró la contienda, Repartió el castigo arriba y abajo y redujo al nigeriano (68,938) a un mero papel contraofensivo.

Al cabo de los 5 primeros asaltos, Castaño sumaba amplias ventajas en las tarjetas de los tres jurados y daba la impresión que, si apuraba su andar, hasta podía darse el lujo de definir por fuera de combate. Pero no hizo falta. En el intervalo del 5º al 6º round, Omotoso acusó una lesión seria en su hombro izquierdo y se retiró de la pelea. Castaño celebró su victoria, la 16ª de su carrera, sabedor de que había vencido y convencido a los grandes jefazos de la televisión. Y que, en 2020, seguramente tendrá su oportunidad de ir por una de las coronas de la categoría. Lo esperan los campeones estadounidenses Julian Williams (Asociación y Federación) y Tony Harrison (Consejo) y el mexicano Jaime Munguía (Organización). Ante cualquier de ellos, Castaño tiene clase y potencia como para sustentar sus pretensiones. Sin dudas, es el mejor boxeador argentino del momento y lo demuestra cada vez que sube a un cuadrilátero.

Lo de Cuellar fue mucho más pobre. Necesitaba ganarle al dominicano Fortuna para recuperar la credibilidad de una carrera que se desaceleró luego de sus derrotas de 2016 ante el mexicano Abner Mares y de 2018 ante el estadounidense Gervonta Davis. Y lo pasaron por encima. Fortuna lo peleó de contraataque, lo derribó dos veces en los 5 minutos que duró el pleito y le demostró que, como liviano, dos categorías por encima de la que fue campeón del mundo, no tiene solidez para soportar los cruces ni pegada para molestar a nadie. Cuellar fue al frente porque otra cosa no sabe ni puede hacer. Y ante un rival más largo y hábil, sufrió una derrota terminante que acaso, lo deje afuera para siempre de los primeros planos. Y lo transforme a sus 33 años, en un mero probador de las ambiciones de los otros. Un trabajo demasiado ingrato.

El mexicano impuso el poder de su pegada y se consagró en Mediopesado.

Saúl “Canelo” Alvarez dio otro paso en su camino para derrocar a Julio César Chavez y transformarse en el boxeador mexicano más grande de todos los tiempos. En la madrugada del domingo y sobre el ring del MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, noqueó en el 11ª round al ruso Sergei Kovalev y se alzó con el título de los mediopesados de la Organización, el sexto que logra en cuatro divisiones diferentes.

A sus 29 años y con un record de 53 victorias (36 antes del límite), 1 derrota ante Floyd Mayweather en 2013 y 2 empates, el peleador pelirrojo de Guadalajara había logrado antes las coronas de los superwelters del Consejo (2011) y la Asociacion (2013), la de los medianos del Consejo (2015) y la Asociación (2018) y la de los supermedianos de la Asociación (2018). Algo que sólo tres mexicanos (Juan Manuel Marquez, Erik Morales y Jorge Arce) consiguieron a lo largo de la historia.

El nocaut fue uno de los mejores del año, por lo explosivo e inesperado. “Canelo” conmovió a Kovalev con una izquierda en gancho que estalló en la sien derecha del ruso y lo derrumbó con una derecha cruzada que lo arrojó contra las sogas, totalmente obnubilado. El árbitro Russell Mora ni siquiera abrió la cuenta y decretó de inmediato la victoria del mexicano. Kovalev tardó en reponerse y reconoció luego que le habían faltado energías en el tramo final de la pelea. Algo llamativo si se tiene en cuenta que mientras él es un mediopesado natural, Alvarez subió 6,810 kg para afrontar el combate.

Daniel Guiñazú/Página 12

Compruebe también

Golpe a la historia del Chino. Maidana-Acero Cali va el 18 de Abril

Llegó el día de la presentación oficial de El Gran Desafío, con el regreso al ring …

Agustín Gauto es cosa seria: KO 2. Muy buen triunfo de Palmetta en USA

El campeón internacional minimosca de la Organización Mundial de Boxeo, Agustín Gauto, certificó una vez …

Dejanos tu comentario