Inicio / Futbol / Brasil derrotó a Perú 3 a 1 y se quedó con la Copa América

Brasil derrotó a Perú 3 a 1 y se quedó con la Copa América

Dani Alves, el histórico capitán brasileño, levantó el trofeo nro. 40 de su carrera profesional.

¡”Pentacampeón, pentacampeón”! El grito es ensordecedor en un Maracaná desbordado de alegría futbolera. Brasil acaba de ganar su novena Copa América, la quinta en su país. Sí, cada vez que fue anfitrión no dejó que ningún otro se llevara la gloria. Se la quedaron siempre ellos y por eso el festejo después del 3-1 ante el Perú de Ricardo Gareca, que hizo fuerza hasta donde pudo. Con un Gabriel Jesús inspiradísimo, dos golazos de jugada y otro de un penal que no debió ser convalidado, el local tuvo momentos de dominio absoluto y otros de repliegue al quedarse con diez por la expulsión de su delantero figura para coronarse.

Tite se fortalece dándole un título oficial a la Selecao después de seis años (el último fue la Copa de Confederaciones de 2013) y una Copa América tras 12 años, aun sin Neymar. Le resbala a Brasil las acusaciones de torneo “armado”, como disparó Messi antes de irse a Rosario. Y lo que arman en Río de Janeiro es un nuevo carnaval, para seguir acrecentando su historia de campeón múltiple y enterrar los fantasmas del 2014 que seguían atormentándolo.

Brasil implementó ante Perú la misma fórmula con la que le empezó a ganar a la Argentina. Otra vez Dani Alves, en esta ocasión desde un envío largo, abrió la pelota por la derecha para la aparición de Gabriel Jesús (en el Mineirao él fue por adentro y Firmino por afuera), que en un pase de ballet sacó a bailar a Miguel Trauco y mandó el centro que fue capitalizado por Everton, quien entró sólo por atrás gracias al arrastre de marcas de Coutinho por el medio.

Perú pareció romperse. No había iniciado mal parado el encuentro. De hecho, propuso una interesante presión con alguna aproximación sin mucho peligro real al arco de Alisson. Sin embargo, todo eso quedó trunco a los 15 minutos con el golazo del local, que pasó a dominar por completo el juego. Si algo hace mejor que nadie este Brasil es esa rotación de sus atacantes. El que tira el centro en una jugada, es el que en la siguiente va a buscar adentro del área. Se le hacía complejo de este modo a Perú tomar las marcas lejos estuvieron de resignarse los hombres de Gareca. Les costaba mantener la pelota en su poder. Cuando lo lograron y volvieron a cruzar la mitad de la cancha, llegó el empate. Fue de su goleador, Paolo Guerrero, quien ejecutó el penal por una mano clara de Thiago Silva. El árbitro chileno Roberto Tobar la había cobrado de inmediato y luego la ratificó con el VAR.

La tristeza brasileña duró apenas 5 minutos. Gabriel Jesús protagonista de nuevo y esta vez fue el encargado de definir contra un palo después de un corte de Firmino y de una buena jugada de Arthur, que dejó al del City perfilado por el centro del área para el remate. Brasil quería más, pero se dio cuenta de que este no sería como el 5-0 de la fase de grupos. Este Perú no era el mismo, sobre todo desde la actitud. Perú no se entregó nunca. Y mucho menos después de la correcta expulsión de Gabriel Jesús por doble amarilla. Hasta en eso sorprendió el atacante brasileño: fue a cargar fuerte sobre la espalda a un rival sin llegar a disputar la pelota ya estando amonestado. Innecesario. Alisson le ahogó el empate a Trauco. Y Edison Flores casi grita con un tiro furioso de media distancia que se fue muy cerca. Como la Argentina, Perú puso en aprietos a los de Tite, que con uno menos se dedicaron a sostener el triunfo. Al ímpetu peruano le faltó profundidad. No volvió a pisar el área brasileña a pesar de la superioridad numérica.

Y Brasil liquidó todo desde los 12 pasos: Zambrano volteó a Everton lícitamente hombro contra hombro y el juez -otra vez cotejando con el VARlo cobró igual. Richarlison, que había entrado por Firmino hizo el tercero que desató el grito sagrado, ese de “¡ Pentacampeón!”. En su tierra mandan ellos y nadie más.

                       Nahuel Lanzillotta/Clarín

Compruebe también

Nuevo nombre, dos zonas, clásicos y más en la segunda del fútbol argentino

El nombre es uno de los principales rasgos que configuran la identidad. Por eso no …

El torneo empieza, pero las negociaciones continúan y serán ásperas

La fallida reunión del Comité Ejecutivo de la Superliga del miércoles dejó en claro que …

Dejanos tu comentario