Inicio / Teatro/Cultura / Arranca en la Rural la 28° edición de ArteBA

Arranca en la Rural la 28° edición de ArteBA

La clásica exposición de arte moderno se extenderá hasta el domingo.

Hoy se abren las puertas de la edición número 28 de la feria ArteBA, fecha clave en el calendario del arte contemporáneo, en La Rural. Ayer, ya la recorrieron invitados. Con 84 galerías y muchas novedades, incorpora ahora intervenciones artísticas en el espacio público, con las actividades en el vecino Parque Semana del Arte. La selección de proyectos y galerías que la componen es amplia y variada. En ella pueden encontrarse desde artistas nuevos, jóvenes, que prometen mucho –como Ad Minoliti, Johanna Wilhelm (con su hermoso proyecto de papeles calados y animación musical en el espacio arteBA Niños) y Mauro Guzmán– como otros mega-consagrados: Marta Minujín, Pablo Suárez, Rogelio Polesello, Alicia Penalba, Noemí Escandell, Jorge de la Vega, Batato Barea.

Se puede recorrer por áreas: Stage IRSA, sección principal, Cabinets, Cardinal Site (con galerías de todo el mundo), Solo Show Zurich (curada por el muy interesante José Luis Blondet, se destacan aquí las galerías ABRA de Caracas y Casa Quién de Santo Domingo) y, en especial, Utopía Bombay Saphire, sector donde las novedades transcurren. A cargo de Carlos Herrera y de Alejandra Aguada, este es un nuevo proyecto de la feria que actúa como plataforma de exhibición de galerías emergentes.

El espacio editorial -llamado Isla de Ediciones, a cargo de Fundación Espigas y Fundación Proa- promete un amplio programa de charlas relacionadas con publicaciones de arte y archivos. Y dentro de la sección dedicada a performances, la de la colombiana María José Arjona (Bogotá, 1973) llamó mucho la atención (ver aparte).

Ayer también se largó el programa de adquisiciones de museos: las primeras instituciones realizaron ya sus compras. El Malba se llevó una serie de cuatro fotografías de George Friedman (Hungría, 1910-Buenos Aires, 2002) y la escultura Head stand de Diego Bianchi, con un presupuesto de 18 mil dólares, mientras que el Museo de Bellas Artes Franklin Rawson de San Juan adquirió una pintura de Marcia Schvartz en la galería Vasari.

En la previa del miércoles, entre las visitas destacadas estuvo la de la Primera Dama, Juliana Awada, quien destacó el valor del encuentro.

Pero en arteBA –además de coleccionistas, artistas, galeristas, curadores y directores de museos que se pasearon de aquí para allá durante el primer día– hay algunas joyitas para detenerse a observar.

Si en ediciones anteriores de arteBA se destacaron inmensas esculturas monumentales –como la de Fernando Botero, que estuvo expuesta en el stand de Maman Fine Art hace dos años– ahora la gran joya de la feria es la inmensa pintura de Jorge de la Vega (1930-1971) perteneciente a un coleccionista privado, que tiene en venta la galería de María Calcaterra. Aunque no tiene título, sí atrae inmediatamente la atención por el ritmo de la composición y por su escala, ocupa un espacio inmenso: 7 metros de ancho por 2 de alto. Monocroma, en ella aparecen las figuras humanas distorsionadas, pop (el estilo en el que estuvo experimentando entre 1966 y 1971), tan típicas de ese momento del artista. De la Vega decía respecto a las obras realizadas en este estilo: “En Nueva York cambié la temática, adiós a las figuras mitológicas y a la búsqueda del hombre. Norteamérica es un mundo tan poderoso y artificial que por contraste el hombre adquiere relieve”. Es por eso, quizás, que los hombres y mujeres que aparecen riéndose, festejando, en la obra inmensa que puede verse en arteBA, no siguen la forma del cuerpo humano tradicional sino que ondulan, se deslizan, se escurren, tal como ocurre en las obras del resto de los creadores integrantes del grupo de la Nueva Figuración, Rómulo Macció, Yuyo Noé, Ernesto Deira.

Emilio Pettoruti en Cabinet. El histórico pintor platense Emilio Pettoruti (1892-1971) fue un autodidacta sediento de vida, conocimiento, novedad y vanguardia. En 1913 se embarcó hacia Europa con una beca y allí conoció a los futuristas italianos, después de la Primera Guerra Mundial, los círculos de vanguardia en donde se movían Giorgio de Chirico y Carlos Carrá, más tarde el cubismo de Juan Gris. También al argentino (artista y místico) Xul Solar. Ellos fueron dos artistas de avanzada en la Argentina. Al volver Pettoruti, en 1924, y realizar una exposición con “obras de vanguardia” –abstractas, algo geométricas, dinámicas– en la galería Witcomb, se produjo un gran escándalo: acá, las pinturas que circulaban en ese momento eran naturalistas, figurativas, costumbristas. Y Pettoruti había desembarcado con toda una serie de trabajos totalmente diferentes.

Las obras del artista que pueden verse en el Cabinet (Gabinete, una sala especialmente dedicada a la obra de un creador), de la galería Del Infinito, responden a esta época en que experimentaba, investigaba y jugaba con la complejidad que puede brindar la abstracción.

Armando Ruiz en la galería Araujo. Artista venezolano contemporáneo (Barranquilla, 1983), a través de sus libros de tela o cuero –¡hechos ni mas ni menos que con sangre!– examina las situaciones de violencia radicalizada y sus efectos en países como Colombia y Venezuela. Sus bellos “libros-objeto” exponen tanto pinturas como letras pintadas, párrafos, textos. Y la constitución nacional bolivariana, por ejemplo, y a continuación, testimonios de tortura. Ilustrando, fotos de enfrentamientos civiles, sacadas de la prensa gráfica. Se puede ver en la galería venezolana Carmen Araujo.

Mural de dibujos históricos. No deje de pasar por el espacio de la galería Alejandro Faggioni: un interesante trabajo de investigación en torno a dibujos de Raquel Forner, Raúl Lozza, Alfredo Hlito, Juan Del Prete, Noemí Gerstein, y Roberto Aizenberg, entre otros. Una oportunidad para disfrutar.

                        Mercedes Pérez Bergliaffa/Clarín

Compruebe también

Instituto Nacional del Libro Argentino: entra el proyecto de ley a Diputados

La deuda pendiente con la industria del libro –una de las más emblemáticas del país …

Cerró Ediciones del Eclipse, editorial dedicada al segmento infanto-juvenil

La tristeza no tiene fin para los lectores, escritores, ilustradores, diseñadores, docentes y bibliotecarios por …

Dejanos tu comentario